Mundo

Histórica derrota de la CDU de Merkel en Hamburgo

Histórica derrota de la CDU de Merkel en Hamburgo

Alternativa para Alemania (AfD) queda fuera del parlamento regional

La convulsa situación política alemana, tras el atentado xenófobo de Hanau y con el proceso de sucesión de Merkel al frente de la CDU de nuevo abierto, ha convertido las elecciones de Hamburgo, ciudad estado con 1,8 millones de habitantes, en test de la reacción del electorado. Y la primera y más clara lectura es un duro castigo para la CDU. Con una pérdida del 4,5% respecto a las anteriores elecciones, los conservadores quedan en el 11,5% de los votos, mientras que el partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD) no solo queda fuera del parlamento regional, por debajo del 5% necesario, sino que pierde respecto a las anteriores elecciones un 1,5%.

Nunca antes había obtenido la CDU un resultado tan bajo en Hamburgo. Hasta ahora el suelo lo habían marcado las elecciones de 2015, cuando obtuvo solamente el 15,9%. De hecho, solamente en unas elecciones en las historia de la República Federal de Alemania obtuvo la CDU un resultado peor que el de ayer en Hamburgo, en las regionales de Bremen en 1951. «Decepcionante», admitió de inmediato el candidato Marcus Weinberg, que ha atribuido el desastre a que «los acontecimientos a nivel nacional de los últimos días han tenido un efecto pernicioso y nos han impedido una campaña electoral de acuerdo a nuestros objetivos».

El Partido Socialdemócrata (SPD) también sufre pérdidas significativas, un 8,1% en comparación con su último resultado, pero gana con claridad al obtener un 37,5% de los votos y el resultado apunta a que veremos una repetición de la actual coalición de gobierno, en la que el SPD contaba hasta ahora con Los Verdes y con Die Linke (La Izquierda), que ayer obtuvieron un 25,5% y un 9% respectivamente. Los Verdes, segundo partido más votado, es el único que gana terreno, haciéndose con un 13,2% más de los votos, que proceden tanto del SPD como de la CDU.

«Presidium»

Mientras tanto, la atención política sigue fijada en otro de los Bundesländer, Turingia, donde el sábado fue anunciado un acuerdo para investir presidente a Bodo Ramelow, líder del partido radical de izquierda Die Linke, con los votos de los diputados regionales de la CDU. A escala federal, la CDU prohíbe cualquier colaboración con AfD y con Die Linke. La ruptura de ese cordón sanitario hacia la derecha tuvo como consecuencia la intervención directa de Merkel, que calificó ese paso como «imperdonable». El partido espera ahora una respuesta a la ruptura del cordón sanitario hacia la izquierda y Merkel, por el momento, guarda silencio. Una reunión del «Presidium», órgano directivo de la CDU y que tendrá lugar hoy en Berlín, debería fijar una reacción, al tiempo que establecer el calendario de sucesión de Merkel, con los plazos para presentación de candidatos y con la convocatoria de un congreso extraordinario que debería celebrarse antes del verano.