Mundo

Hillary Clinton: "Donald Trump es la inspiración para los políticos autoritarios de todo el mundo"

Hillary Clinton:

¿Cómo se pasa de tildar de vago e incompetente a una persona a desearle la mejor suerte en el margen de unas horas, minutos tal vez? ¿La magia del cine? En efecto, en el documental 'Hillary' recién presentado en la Berlinale, la que fuera la última candidata demócrata a presidenta de Estados Unidos (o primera si se atiende al género) se refiere a Bernie Sanders -en estos momentos en liza por la preciada candidatura... y subiendo- como un tipo que en todos los años en que fue congresista no hizo absolutamente nada. "Tenía un solo senador que le apoyaba. A nadie le gusta, nadie quiere trabajar con él, no hizo nada. Era un político de carrera. Me hace sentir mal ver a toda esa gente de buena fe atrapada por él". ¿Piensa lo mismo ahora? "Apoyaré al candidato que salga. El presidente de Estados Unidos es un peligro para la democracia", fue la respuesta que ofreció en la rueda de prensa la mañana del martes. Lo dicho, cosas del cine.

'Hillary', dirigido por Nanette Burstein y producido por Hulu, son cuatro horas de minucioso repaso de una vida entera, la de Hillary Clinton (Chicago, 1947). En total son 35 las horas de grabación-entrevista las que se comprimen en una miniserie que se estrenará el 6 de marzo. Todo sucedió en plena campaña de 2016 y, de ahí, la virulencia de las declaraciones de arriba. En la película no se deja un sólo tema por abordar y, aunque faltan las voces de los enemigos (o sólo contrincantes), desde el caso Lewinsky a las innumerables infidelidades de su marido Bill, pasando por las más incómodos asuntos de su vida pública y privada son tratados al toque. Sin demora. Y ella, así lo confirma: "Las condiciones impuestas fueron las condiciones aceptadas", dice la protagonista. "No queríamos una hagiografía sino un retrato profundo, humano", replica protocolaria la directora.

Por el camino, vemos reflexionar a Hillary sobre las horas empleadas en maquillaje y peluquería como una de las mayores preocupaciones de su equipo. En el cómputo salen semanas enteras. Por ser mujer. "Lo curioso es que luego perdimos contra el hombre peor peinado del mundo", reflexiona divertida. También cuenta cómo muchos de los que dejaron de votarle lo hicieron por no haber tenido el arrojo de divorciarse. Eso sí, acto seguido, esos mismos confiesan que volverían a... Bill Clinton. Por ser no-mujer.

"Quiero pensar que mi candidatura ha supuesto un avance. Gran parte de la campaña estuvo centrada en mi condición de mujer. Espero que, a partir de ahora, eso no vuelva a suceder", dice y sigue: "En cualquier caso, muchos de los que usaron la cuestión del género, lo hicieron por un motivo claramente instrumental. No me atacaban por ser mujer. Me atacaban por lo que pensaba y quién era. Por defender la OTAN, por defender a Europa... Durante el tiempo que fui secretaria de Estado mi popularidad fue la más alta imaginable. Y muchos creyeron que para hundirme valía cualquier cosa. Especialmente, el que fuera mujer".

Cuenta Hillary que nada tiene que añadir a la sentencia de Harvey Weinstein. "Habla por sí sola". Ahora que sabe lo que sabe, ¿cómo se siente al saber que puso dinero en su campaña? "No sólo puso dinero en la mía. Él contribuyó en todas las campañas presidenciales a favor del candidato demócrata. Obama incluido. En cualquier caso, lo relevante es que se ha hecho justicia". Y ¿qué le parece que se haya descubierto la promesa de un indulto por parte de Trump para Assange si no desvelaba la conexión rusa? "Eso está en los tribunales londinenses y habrá que esperar". La que fue la mayor diplomática del mundo sigue en sus trece. Oficio obliga.

En lo que se muestra menos protocolaria es en todo lo que tiene que ver con el presidente. El actual, no el marido. El suyo, el contrario a ella. "Es un peligro para la democracia porque además ha dado fuerza a todos los partidos autoritarios del mundo. Él entiende la política como un ejercicio que consiste en insultar y denigrar a los débiles, a las minorías, a los indefensos... Es una inspiración para los políticos autoritarios de todo el mundo que creen que se puede ejercer el poder de manera incontrolada". También comenta que, pese al propio documental, le interesa el futuro, no el pasado. "El cambio climático, el seguro de salus público... Todo eso es lo que me ocupa aunque sea desde el otro lado", dice asertiva, convencida, perfectamente presidenciable.

¿Y sobre Sanders? Y aquí, el silencio. El silencio que no guardó hace apenas nada: "Nadie le quiere". Vaya con el cine.