Mundo

Gales impone dos semanas de confinamiento estricto, un "cortafuegos" contra la segunda ola del Covid-19

Gales impone dos semanas de confinamiento estricto, un

El ministro principal de Gales, el laborista Mark Drakeford, se ha desmarcado del 'premier' Boris Johnson y ha decidido activar un "cortafuegos", un confinamiento parcial de sus tres millones de habitantes, para contener la propagación del Covid-19. Gales sigue así los pasos de Irlanda del Norte, donde está en vigor también un confinamiento parcial desde el 14 de octubre ante el alarmante nivel de infecciones en Derry (con 870 casos por 100.000 habitantes, el más de alto del Reino Unido).

La decisión de Mark Drakeford en Gales se produce días después de que el líder de la oposición laborista, Keir Starmer, reclamara para todo el país la misma solución del "cortocircuito" de dos semanas, con el nivel de nuevos casos acercándose peligrosamente a los 20.000 diarios y el número de víctimas llegando a los 43.646.

Boris Johnson ha desestimado sin embargo el consejo de su propio equipo de asesores científicos [Sage] y se ha inclinado por un controvertido sistema tricolor de alertas para confinamientos locales que afectan en mayor o menor grado a más 20 de millones de británicos, con especial incidencia en el norte de Inglaterra.

Liverpool fue la primera ciudad en ser calificada de "muy alto riesgo" (color rojo), aunque el Gobierno se enfrenta a la oposición de otros ayuntamientos como el de Mánchester. El alcalde laborista, Ady Burnham, ha acusado a Johnson de usar la ciudad como "cordero de sacrificio" y ha reclamado millonarias compensaciones para poder hacer frente al impacto económico de las nuevas restricciones.

En Gales, entre tanto, el confinamiento supondrá que sus habitantes deberán permanecer en sus casas y trabajar a distancia cuando sea posible. Las tiendas "no esenciales" deberán echar el cierre desde el viernes hasta el 9 de noviembre, al igual que los centros comunitarios, las bibliotecas y las iglesias, salvo para bodas o funerales. La mezcla entre hogares quedará también prohibida, y las escuelas extenderán una semana las vacaciones de octubre.

"El virus se está propagando por toda Gales y si no tomamos medidas pronto, corremos el riesgo de un desbordamiento de nuestro sistema sanitario", advitió Mark Drakeford. "El cortafuegos es la manera más corta que tenemos a mano, pero eso significa que debemos cumplirlo de una manera efectiva para tener el máximo impacto sobre el virus".

La medida implantada por Drakeford en Gales ejercerá una nueva presión sobre Boris Johnson, que se encuentra entre dos fuegos por la resistencia creciente en el ala dura de su partido a las nuevas restricciones. La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, estudia implantar una medida similar en su territorio, lo que dejaría en solitario a Inglaterra.

El ministro principal de Gales ha creado ya el malestar el Downing Street por amenazar con impedir el paso a su territorio a los visitantes provenientes de las zonas más afectadas de Inglaterra. La policía local ha advertido sin embargo que este plan es impracticable.


  • Noticias
  • Programación
  • Traductor
  • Calendario
  • Peliculas
  • Temas
  • Villarreal - Valencia CF
  • St Etienne - Nice
  • Tottenham Hotspur - West Ham United
  • FC Schalke 04 - 1. FC Union Berlin
  • Udinese - Parma