Mundo

Escándalo Griveaux: ¿pornovenganza o trampa?

Escándalo Griveaux: ¿pornovenganza o trampa?

Primero se supo que estaba detenida. Luego, los cargos: "Invasión en la vida privada" y "difusión de imágenes de carácter sexual sin acuerdo de la otra persona". A media tarde de ayer, el nombre: Alexandra de Taddeo. Es el tercer vértice del triángulo que forma con el dimitido candidato a la Alcaldía de París, Benjamin Griveaux, y el artista ruso asilado en Francia, Piotr Pavlenski. Éste último soltó la bomba desde una web suya llamada Pornopolitique y la carrera política del fiel del presidente Emmanuel Macron voló en pedazos el viernes.

Se desconocen aún muchos detalles del rocambolesco affaire que ha provocado un terremoto político en Francia. Y también cuál es la motivación de la destinataria de los vídeos en los que Griveaux "se entrega al sexo en solitario", como describía ayer Le Parisien: ¿Pornovenganza o trampa preparada?

Porque la conversación, vía Facebook al parecer, y las imágenes datan de hace dos años cuando Griveaux era ministro portavoz del Gobierno. Las capturas de pantalla, sin embargo, habrían sido hechas con un iPhone a finales de enero.

Pavlenski ha reinvindicado su difusión como una acción política en respuesta a lo que llama "puritanismo". "Es el único candidato que habla de la familia. Utilizar su familia [posando con su mujer e hijos en Paris Match, por ejemplo] es cínico. No desvelo su sexualidad sino su contradicción, su mentira, su hipocresía peligrosa", declaró a Libération.

El ruso obtuvo asilo político en Francia por sus performances contra Putin, cumplió un año de cárcel de una condena a tres años por quemar las puertas de una sucursal del Banco de Francia. Desde el primer momento, aseguró conocer a la destinataria. Estaba "seguro al 1.000%" de su fuente. ¿Por qué? Era su compañera sentimental desde hace un año, según Le Figaro.

"Relación virtual"

No está tan claro qué tipo de relación mantuvieron el político de 42 años y Alexandra de Taddeo, de 29, natural de Metz. Cnews afirma que "habría compartido una relación virtual íntima con Griveaux" del que "habría recibido varios vídeos de carácter sexual". Antes de que su perfil en Linkedin fuera inaccesible, la abogada decía estar cursando a la vez un "máster en Gobernanza y Acción Internacionales" en Toulouse y otro en "Derecho Público Internacional" en París, al tiempo que hace un stage en la Unesco.

La joven parecía muy interesada por Rusia: en un programa de radio que tenía en Frecuencia Protestante había invitado a un diplomático y a una galerista rusos y había hecho un trabajo sobre la política rusa sobre el Ártico. Estos detalles los cuenta Le Figaro. El diario, citando a "varios internautas" le atribuye además una entrevista a una actriz porno, hecha al alimón con su compañero Pavlenski y difundida en su web pornopolitique.com.

En lo que coinciden varios medios es en señalar su presencia en la fiesta de Nochevieja en la que el artista ruso habría provocado heridas leves a dos personas con un cuchillo de cocina.

Esta pelea era investigada por la policía desde entonces. Pero sólo detuvo a Pavlenski el sábado, un día después del estallido del escándalo. Aunque la policía no ha precisado la secuencia, parece que con el ruso en comisaría por "violencias voluntarias con arma", Griveaux acudió a presentar denuncia por "invasión de la vida privada". Esto habría permitido a la Fiscalía abrir una investigación, prolongar la detención del artista y acusarle a él y a su compañera por la difusión de los vídeos.

"Es cierto que habría que haberle detenido antes. Pero es que si detuviéramos a todas las personas buscadas por ese tipo de asuntos no haríamos otra cosa", se justificaba ayer un mando policial en Le Parisien. Ahora bien, en cuanto dijo que su acción era la primera de una campaña y que tenía más vídeos, le echaron el guante.