Mundo

Elecciones en Rusia con más detenciones, irregularidades y advertencias a Google y Facebook

Elecciones en Rusia con más detenciones, irregularidades y advertencias a Google y Facebook

En los comicios regionales y locales se han elegido 22 concejos, 16 gobernadores, 13 asambleas regionales y diputados de la Duma en cuatro distritos en donde se habían producido vacantes

La detención de 16 personas frente al Ayuntamiento de Moscú por llevar algunos camisetas de solidaridad con los presos políticos,, según la radio Eco de Moscú, entre ellos varios periodistas, María Aliójina, una de las compontes de Pussy Riot, la concejal Elena Fílina, y varios activistas, ha contribuido a empañar unas elecciones de las que nadie espera demasiada limpieza. Las quejas por distintas irregularidades no cesaron durante el día. Al contrario de lo que se vaticinaba, tras la movilizaciones del verano, en Moscú la participación ha sido la misma que en 2014 y en San Petersburgo más baja todavía.

El órgano estatal fiscalizador de la comunicación en Rusia, Roskomnadzor acusó además a Google, Facebook y Youtube de distribuir supuesta propaganda electoral, interferir en los comicios e incumplir la normativa rusa. Si se interpone una demanda, podrían ser sancionados con fuertes multas.

En Rusia se han elegido 22 concejos, 16 gobernadores, 13 asambleas regionales y diputados de la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso) en cuatro distritos en donde se habían producido vacantes. El sistema de circunscripción uninominal con segunda vuelta complica considerablemente la tarea de hacer un balance general de los resultados. Máxime si se tiene en cuenta que los candidatos del partido del Kremlin, Rusia Unida, han prescindido de las siglas para camuflarse y evitar así un posible voto de castigo.

Sin embargo, no parece en absoluto probable que se vaya a producir un desplome del apoyo al partido creado por el «líder nacional», el presidente Vladímir Putin. La mayor parte de los gobernadores elegidos, según los sondeos a pie de urna, van a seguir siendo de Rusia Unida, si bien, como en el caso de Jabárovsk (Extremo Oriente ruso), se van abriendo paso los candidatos de otros partidos, concretamente del ultranacionalista Partido Liberal Democrático de Rusia (LDPR) y en algunos sitios del Partido Comunista.

Alternativas al partido de Putin

El éxito de las movilizaciones del verano, motivadas por la exclusión casi total de los candidatos realmente de oposición, y la eficacia de los llamamientos del opositor número uno, Alexéi Navalni, al «voto inteligente», es decir a votar a cualquier candidato que tenga posibilidades y que no sea de Rusia Unida, se van a medir en función de que se logre o no romper el monopolio del partido del Kremlin. Aunque sea mínimamente.

Por eso, arrancar a Putin una o dos regiones, y reducir el número de concejales o diputados provinciales de la formación oficialista, aunque siga detentando la mayoría, ya supone un importante logro. Se esperaba un mayor apoyo a la oposición extraparlamentaria en las dos principales urbes del país, Moscú y San Petersburgo, pero en ésta segunda, según datos todavía no oficiales, habría sido elegido el candidato del Kremlin, Alexánder Beglov. En Moscú, epicentro de las movilizaciones se mantiene la incógnita sobre si ha habido suficiente respaldo al «voto inteligente» de Navalni. En la capital no hubo sondeos a pie de urna.

En cualquier caso, lo importante es arrancar algo aquí y allá para apear poco a poco del poder al partido hegemónico, aunque se trate de una tarea a medio o largo plazo. El año pasado, Rusia Unida pasó serios apuros en comicios celebrados en las regiones de Jabárovsk, Vladímir y Jakasia.