Mundo

El Tratado Schengen queda suspendido en la práctica y de forma indefinida

El Tratado Schengen queda suspendido en la práctica y de forma indefinida

Mientras se mantiene la libre circulación de capital y de mercancías, la de ciudadanos continúa amputada

Distintos gobiernos europeos están relajando ya las restricciones dictadas para ralentizar la extensión del coronavirus, pero ninguno de ellos se plantea, siquiera, reabrir sus fronteras, lo que deja en papel mojado en Tratado Schengen, acuerdo en vigor desde 1995 y que establece un espacio común por el que los ciudadanos tienen derecho a circular libremente.

Mientras se mantiene la libre circulación de capital y de mercancías, la de ciudadanos continúa indefinidamente amputada. El presidente checo, Milos Zeman, con unas 6.700 personas infectadas y 186 fallecidos, ha ido más allá y ha declarado este fin de semana que sus fronteras «deberían permanecer un año cerradas», en una entrevista concedida a la radio checa Frekvence 1. «Recomiendo a la gente que disfruten de la belleza de paisajes de nuestro país en sus vacaciones», ha respondido a la cuestión sobre la posibilidad de viajar a las playas del Mediterráneo el próximo verano, «yo paso cada año mis vacaciones en la montaña checa, en la región de Vysocina, y les aseguro que las vistas son espectaculares». La crisis de los refugiados ya fue utilizada como excusa por algunos países para faltar al Tratado y esta vez los controles parecen llegar para quedarse.

Alemania

El ministro de Exteriores alemñan, Heiko Maas, ha declarado que «la situación de peligro sigue siendo la misma que hace semanas y por eso no se modifican los cierres fronterizos». En cuando a la posibilidad de salir al exterior desde Alemania, considera que «sigue siendo peligroso y además es muy arriesgado porque las aerolíneas han cancelado sus vuelos y es muy fácil quedarse atrapado fuera sin posibilidades de regresar».

Austria

El ministro de Sanidad austriaco, Rudolf Anschober, justifica que las fronteras sigan cerradas, pero ante la posibilidad de captar turismo alemán, que este verano no podrá viajar al Mediterráneo, ha sugerido que con países como Alemania donde la situación esté bajo control, puede llegarse a acuerdos bilaterales para dejar entrar paquetes turísticos.

Suiza

Mantiene la prohibición estricta de entrada para extranjeros, incluidos ciudadanos europeos. Solamente y a raíz de penosas imágenes de padres viendo a sus hijos menores a través de la verja que separa la alemana Konstanza de la suiza Kreuzlingen, se ha permitido a los padres separados y cuyos hijos viven con el otro progenitor cruzar para cumplir con las visitas. En la frontera de los cantones Graubünden y Tessin, que lindan con Italia, cuelgan carteles inequívocos: «Bleibt zu Hause!» (¡Quedaos en casa!).

Polonia

El primer ministro placo, Mateusz Morawiecki, ha decretado la suspensión de conexiones aéreas hasta el 26 de abril y la prohibición de entrar en al país a extranjeros hasta el 3 de mayo, una decisión que se espera prorrogue a lo largo de esta semana.

Dinamarca

El ministro danés de Exteriores e Integración, Mattias Tesfaye, está considerando permitir la entrada al país a cónyuges y familiares cercanos, hasta ahora prohibida. Por el momento no se considera motivo «digno de reconocimiento» para cruzar la frontera, pero el ministro ha reconocido que «puedo entender que es difícil, por ejemplo, que los cónyuges que viven en diferentes países no puedan verse durante largo tiempo», en referencia a muchos ciudadanos viven en el norte de Schleswig, en Alemania, y trabajan en Dinamarca, o viceversa.