Mundo

El PSOE se abstiene en el voto en la Eurocámara para apoyar a Juan Guaidó como presidente encargado

El PSOE se abstiene en el voto en la Eurocámara para apoyar a Juan Guaidó como presidente encargado

El Parlamento Europeo y el Gobierno de los 27 no se ponen de acuerdo con respecto a Venezuela. Así lo volvió a confirmar este jueves la Eurocámara, que votó por amplia mayoría la resolución que reconoce la continuidad constitucional de la Asamblea Nacional legítima de 2015 y a Juan Guaidó como presidente encargado, con 391 votos a favor, entre ellos los del Partido Popular y Ciudadanos.

Este postulado contradice el adoptado este año por el Consejo Europeo, que por mayoría unánime y defendido por el Gobierno de Madrid rebajó a Guaidó a líder de la oposición. Incluso Josep Borrell, Alto Comisionado, calificó en aquel momento al Parlamento democrático como "saliente".

En contra de la resolución se registraron 114 votos (incluidos los de Unidas Podemos, ERC, Bildu y Junts) y además se produjeron 177 abstenciones, entre ellas la del PSOE. El eurodiputado socialista Javi López fue el encargado de defender esta postura, la "única posible" porque suma "exigencias democráticas, respeto a la legalidad y voluntad constructiva". También criticó con acidez la iniciativa de la mayoría de la Cámara, calificándola como un "brindis al sol" que realmente busca zarandear al gobierno de Pedro Sánchez.

Borrell recordó que las competencias en Política Exterior dependen del Consejo y defendió el acuerdo alcanzado entre los 27. También negó el supuesto cambio de postura de la UE, porque aseguró que nunca calificaron a Guaidó como presidente ya que no hubo unanimidad en su momento. Italia y Grecia mostraron entonces sus reparos.

No obstante, Borrell adelantó que "vamos a seguir trabajando para resolver la crisis de Venezuela con soluciones políticas", una crisis que no se resuelve pidiendo que Maduro se vaya "porque Maduro no se quiere ir".

Los eurodiputados, que al igual que los 27 tampoco reconocen ni otorgan legitimidad a la Asamblea fraudulenta surgida de las elecciones de diciembre, reclamaron la libertad inmediata de los 350 presos políticos y condenaron la nueva embestida chavista contra los medios de comunicación.

Alborozo y división

La resolución de la Eurocámara fue recibida con alborozo por la Comisión Delegada del Parlamento democrático y por el propio Guaidó, quien sostuvo que la "legítima interlocución de Venezuela está en este Parlamento, enfocado en lograr elecciones libres y justas".

La comunidad internacional democrática vive con división el nuevo escenario político surgido tras las elecciones legislativas de diciembre. La gran mayoría sigue apoyando a Guaidó como presidente encargado, incluyendo a los vecinos Brasil y Colombia, más otros más alejados como Canadá, Reino Unido y Japón.

También la nueva Administración de Joe Biden ha adelantado que mantendrá, de momento, el actual 'statu quo'. Antony Blinken, futuro secretario de Estado, no dudó en calificar al "hijo de Chávez" como un "brutal dictador".

Hasta ahora, los países europeos que como España reconocieron a Guaidó como presidente encargado en 2019 no han oficializado su cambio de postura. En aquel momento fue Pedro Sánchez quien abanderó tal reconocimiento ante sus socios europeos.