Mundo

El Príncipe de Gales rinde homenaje a su abuela, la Princesa Alicia, enterrada en el Monte de los Olivos

El Príncipe de Gales rinde homenaje a su abuela, la Princesa Alicia, enterrada en el Monte de los Olivos

Buckingham aclara que el Heredero de la Corona británica no saludó a Mike Pence porque ya se habían visto antes

El Príncipe Carlos de Inglaterra aprovechó su intervención este jueves en el Foro Mundial del Holocausto, celebrado en Jerusalén, para rendir homenaje a su abuela, la Princesa Alicia, que ayudó a los judíos perseguidos en la Grecia ocupada por los nazis.

Ante los más de cuarenta Jefes de Estados y de Gobierno que asistieron al encuentro, entre ellos el Rey de España, el Heredero de la Corona británica recordó que su abuela paterna, madre del Duque de Edimburgo, salvó a una familia judía en 1943 (la familia Cohen) y se mostró muy orgulloso de que Israel la reconociera como Justa entre las Naciones, título que se otorga a las personas que actuaron con heroísmo en defensa de los judíos durante el Holocausto.

«Durante mucho tiempo me inspiré en las acciones desinteresadas de mi querida abuela, la Princesa Alicia de Grecia, quien en 1943 en la Atenas ocupada por los nazis, salvó a una familia judía llevándola a su casa y escondiéndola», relató el Príncipe de Gales durante su intervención en el Foro Mundial del Holocausto, que aportó un relato humano a la reunión de mandatarios.

El Heredero británico recordó que la Princesa Alicia está enterrada en el Monte de los Olivos de Jerusalén -como había deseado- y que uno de los árboles del Museo del Holocausto lleva su nombre.

El Heredero no eludió a Pence

El Príncipe de Gales protagonizó una anécdota justo antes de que empezara la ceremonia en el Museo del Holocausto de Jerusalén, cuando las cámaras le sorprendieron en un gesto con el que parecía eludir el saludo al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. En las imágenes, se ve al Heredero de la Corona británico saludando a diversos mandatarios y esquivando a Pence para continuar con otros dirigentes. Sin embargo, el Palacio de Buckingham ha aclarado que el Príncipe y el vicepresidente no se saludaron en ese momento porque ya lo habían hecho justo antes, cuando compartieron una charla «cálida y amistosa».