Mundo

El Polisario declara la guerra a Marruecos para forzar un cambio en el statu quo del Sáhara

El Polisario declara la guerra a Marruecos para forzar un cambio en el statu quo del Sáhara

Inquietud en los campamentos de Tinduf por el creciente número de Estados africanos que reconocen la soberanía de Rabat

Amenazó con hacerlo hace cuatro días y ayer lo hizo oficial. El Frente Polisario, el movimiento político que se identifica con la autoproclamada República Árabe Democrática Saharaui (RASD), dio ayer por terminado el acuerdo de alto el fuego con Marruecos, firmado en 1991, y decretó el «estado de guerra» con el reino alauí. El anuncio establece el toque de queda para la población saharaui bajo su control, que afecta casi en exclusiva a los 250.000 personas que malviven desde hace 45 años en los campos de refugiados de la región argelina de Tinduf, ya que el escaso territorio saharaui que controla está deshabitado.

Un incidente, en otras circunstancias menor, en el sur de la antigua colonia española ha servido como detonante. A finales de octubre, activistas saharauis bloquearon el paso a los camiones de mercancía marroquíes procedentes del Africa subsahariana en el paso fronterizo de Guerguerat, que controla la fuerza de interposición de la ONU. El Polisario insiste en que esa vía comercial va contra lo pactado con Marruecos. Rabat afirma la contrario. Y hace días envió a su ejército al paso para ahuyentar a los saharauis.

Son muchos los incidentes similares registrados en las últimas décadas a lo largo de los 2.500 kilómetros de muro de seguridad construido en el desierto del Sáhara, el más largo del mundo. La ONU, a través de la Minurso, tiene una fuerza ridícula como tropa de interposición en ese inmenso territorio tampón entre Marruecos y la RASD, y se limita a levantar acta. Asi que la decisión de utilizar el incidente de Guerguerat significa que el Polisario quiere forzar un cambio de statu quo. Bien porque la situación en sus campamentos argelinos es tan desesperada que teme un levantamiento; o porque cree que las circunstancias, con un cambio de Administración en EE.UU., pueden reportarle más apoyos.

En los últimos meses, Marruecos ha conseguido que un número creciente de países del África negra reconozcan su soberanía sobre el antiguo territorio español, y abran consulados en El Aaiún. La RASD solo cuenta con el reconocimiento de países africanos y latinoamericanos, y no por los europeos. Lo que no obsta para que el Polisario –como movimiento liberacionista laico de izquierdas– cuente con un puesto en la Internacional Socialista, y respaldo político y financiero de grupos y oenegés «progresistas». Argelia le cede parte de su desierto en Tinduf y le da apoyo logístico, porque para Argel el Polisario es un peón importante en sus aspiraciones a tener una salida al Océano Atlántico.

El decreto de declaración de guerra firmado por el presidente de la RASD y líder del Polisario, Brahim Gali, pide a las Fuerzas Armadas saharauis que «pongan en marcha todas las medidas relacionadas con la implementación de los requisitos de este decreto dentro de sus competencias y autoridad». El ejército saharaui está compuesto por una fuerza que oscila entre los 3.000 y los 5.000 hombres, mal preparados y peor armados, frente a los 235.000 miembros de las fuerzas armadas marroquíes, que cuentan con armamento sofisticado.

Más allá de la guerra de propaganda entre ambos lados, que apenas ha dado comienzo, los primeros incidentes revelan la disparidad de fuerzas. Los militares marroquíes despejaron a tiros el bloqueo a la ruta comercial en Guerguerat hace días, sin causar ninguna baja a los saharauis, y ayer estos anunciaron haber «bombardeado cuatro bases militares y dos puestos de control de Marruecos» a lo largo del muro, sin producir tampoco víctimas.

Ver los comentarios