Mundo

El piloto del helicóptero que se estrelló en Manhattan no tenía licencia para volar en condiciones adversas

El piloto del helicóptero que se estrelló en Manhattan no tenía licencia para volar en condiciones adversas

El accidente ha reabierto el debate sobre la necesidad de permitir los vuelos en helicóptero en una ciudad tan poblada

La Administración Federal de Aviación estadounidense ha comunicado que el piloto del helicóptero que se estrelló el lunes en un edificio de la ciudad de Nueva York, no tenía licencia para volar en condiciones climáticas adversas, según ha informado «CNN». El piloto, identificado como Tim McCormack, murió en el accidente.

«Los pilotos deben tener una calificación de instrumento para volar con mal tiempo», dijo una portavoz de la Administración Federal de Aviación. «Este piloto no tenía una calificación de instrumento». La calificación de instrumento requiere aproximadamente 100 horas o más de capacitación además de la capacitación básica de pilotos.

Esta calificación ayuda a los pilotos a aprender a volar sin tener sin tener buena visibilidad confiando únicamente en los instrumentos para «volar a ciegas» en las nubes o densa niebla y con la dirección del control de tráfico aéreo.

En el momento del vuelo del lunes, caían lluvias moderadas e incluso fuertes en la ciudad, y la visibilidad en Central Park se había reducido a dos kilómetros. Los vientos venían del este a una velocidad de catorce kilómetros por hora.

Los funcionarios de la ciudad dijeron que no estaban seguros de lo que llevó al piloto a estrellarse cuando intentaba aterrizar en un edificio sin un helipuerto.

Una vez que el piloto estaba en el aire contactó por radio al helipuerto y dijo que tenía que regresar. La última vez que el piloto se comunicó con el helipuerto informó que no estaba seguro de su ubicación, dijo una fuente.

McCormack recibió su licencia de piloto comercial en 2004, según los registros de la Administración Federal de Aviación, y fue certificado como instructor de vuelo de helicópteros el año pasado. En octubre de 2014, el piloto estaba volando un helicóptero sobre el río Hudson con seis turistas a bordo cuando un pájaro golpeó y rompió parte del parabrisas, según la afiliada de «CNN», WABC. McCormack se vio obligado a hacer un aterrizaje de emergencia en el Helipuerto de West 30th Street. Nadie resultó herido, según el informe.

Debates sobre vuelos en Nueva York

El accidente ha reabierto el debate sobre la necesidad de permitir estos viajes sobre una ciudad tan poblada.

«Creo que los vuelos no esenciales deberían ser vetados en Nueva York. Está muy densamente poblada, es demasiado peligroso. No hay ningún lugar seguro para aterrizar. Si hay un problema, no es seguro aterrizar en el agua, en la calle o en las azoteas», sostuvo la congresista neoyorquina Caroline Maloney.

El debate no es nuevo, según señaló en una rueda de prensa anoche la representante del distrito afectado: otros «han estado pidiendo durante años» que la Administración Federal de Aviación prohíba que los helicópteros sobrevuelen la Gran Manzana, ampliando el veto de 1977 al aterrizaje en sus azoteas.

En Manhattan está prohibido instalar helipuertos en las azoteas de los inmuebles después de que el 16 de mayo de aquel año un aparato se estrellara en un edificio y causara la muerte de cinco personas, por lo que estos vehículos aéreos recurren a instalaciones en las orillas del río Este y del río Hudson, que bañan la ciudad.