Mundo

El gobierno británico asegura que miles de respiradores nuevos llegarán a los hospitales la próxima semana

El gobierno británico asegura que miles de respiradores nuevos llegarán a los hospitales la próxima semana

Londres agradece los esfuerzos pedidos a un grupo de empresas para fabricarlos, entre ellas GKN y Mercedes

Michael Gove, que ejerce como viceprimer ministro británico, explicó ayer durante la rueda de prensa diaria que ofrece el gobierno para informar sobre la situación de la crisis del coronavirus, que la producción de respiradores se ha incrementado «enormemente» en los últimos días «en respuesta a la petición del gobierno» y que miles comenzarán a salir de la línea de producción este fin de semana, fabricados por un grupo de empresas, incluidas GKN y Mercedes. Según Gove, los aparatos serán distribuidos rápidamente en los hospitales a principios de la próxima semana. «Actualmente tenemos más de 8.000 ventiladores desplegados en los hospitales del NHS (el sistema nacional de salud), pero necesitamos más», aseguró, y añadió que el gobierno está aumentando la capacidad de proporcionar oxígeno a los pacientes en las primeras etapas de la enfermedad, con la esperanza de evitar el deterioro y la necesidad de cuidados intensivos.

Gove destacó que en las últimas 24 horas se produjo en Reino Unido el mayor aumento en el número de muertes desde que empezó la crisis de la pandemia, con 381 personas fallecidas más. Solo en Inglaterra, 10.767 personas han sido ingresadas con síntomas de covid-19, la mayor parte de ellas en Londres. Para el ministro, «estos números refuerzan la importancia de seguir pautas de distanciamiento físico», aunque destacó que los hospitales de momento funcionan bien y no están saturados.

El director médico del NHS Inglaterra, Stephen Powis, dijo que la ciudadanía británica está prestando atención a las instrucciones sobre el distanciamiento social, pero advirtió que «no estamos fuera de peligro». Y aunque se mostró optimista en que la curva puede aplanarse, lamentablemente seguirá aumentando el número de fallecidos y no es posible calcular ahora mismo cuándo se producirá el pico de la enfermedad. Powis señaló que aunque «la presión está aumentando», y el servicio de salud tiene «margen de maniobra» para hacer frente a este momento de la epidemia, pero recalcó que garantizar la capacidad del NHS de atender las unidades de cuidados intensivos depende de que las medidas de distanciamiento social se mantengan.