Mundo

El epidemiólogo de Boris Johnson que burló el confinamiento para verse con su amante

El epidemiólogo de Boris Johnson que burló el confinamiento para verse con su amante

Un día después de que el Reino Unido se pusiera a la cabeza de Europa por las muertes del coronavirus (29.427), los periódicos británicos dedican sus portadas al epidemiólogo que burló el confinamiento para encontrarse con su amante. La dimisión de Neil Ferguson, el hombre que convenció a Boris Johnson para que aplicara el "cerrojazo" (y probablemente quien le contagió el virus), la dio en exclusiva el periódico conservador The Daily Telegraph, a tiempo para alterar las portadas y mitigar las críticas al Gobierno.

El culebrón de Ferguson sirvió de paso para cubrir de nuevo la ausencia del 'premier', desaparecido otra vez durante cuatro días consecutivos de la luz pública y delegando nuevamente en su secretario de Exteriores Dominic Raab.

Los medios británicos no han escatimado detalles sobre los encuentros de Neil Ferguson, de 51 años, con su amante de 38, Antonia Saats, que está casada y con dos hijos pero que practica al parecer el matrimonio 'abierto'. Al menos en dos ocasiones desde el 23 de marzo, Saats violó el confinamiento y las más elementales normas de 'distancia social' viajando en su propio coche desde su casa familiar en el sur de Londres (valorada en unos 2,5 millones de euros) hasta el apartamento del epidemiólogo.

Ferguson es uno de los 23 miembros del grupo SAGE de asesores científicos del Gobierno y está al frente del equipo de investigadores del Imperical College de Londres que predijo que la epidemia podría cobrarse de 250.000 a 500.000 muertes si no se aplicaban medidas drástica de distancia social.

Curiosamente, Ferguson contrajo el virus el 16 de marzo, un día después de haber estado junto a Boris Johnson en una conferencia de prensa en Downing Street. Él mismo ha llegado a reconocer que pudo haber contagiado al 'premier'. Durante dos semanas estuvo aislado y, nada más recuperarse, concertó al parecer su primer encuentro con su amante.

Ferguson no solo desoyó su propios consejos, sino también los de la subjefa médica del Gobierno, Jenny Harries, que llegó a hacer una referencia muy directa a la situación de parejas sentimentales separadas por el confinamiento: "Si dos mitades de una pareja viven en diferentes casas, deberán quedarse donde están y poner a prueba su relación".

El primer encuentro furtivo entre la epidemióloga y su amante se produjo el 30 de marzo, el mismo día en que el propio Ferguson recomendó al Gobierno extender el confinamiento al menos hasta junio. La segunda cita fue el 8 de abril, a pesar de haber confesado a sus amigos que creía que su marido había contraído el coronavirus.

Con un pie fuera y otro dentro del círculo de asesores de Johnson, Neil Ferguson ha operado con la libertad suficiente como para poder espolear al Gobierno, incluso durante la convalecencia del propio Boris Johnson que ha dejado la nave a la deriva.

"Hay mucho debate interno, pero no veo acción", declaró el epidemiólogo a la radio de la BBC esta semana, especialmente crítico con la falta de una estrategia de salida: "Hay que acelerar la toma de decisiones. Necesitamos poner en marcha una infraestructura, un puesto de mando, una capacidad de organización. El Gobierno creó un Departamento del Brexit ante una emergencia nacional, y ahora estamos ante una emergencia aún mayor".

Ferguson era partidario de mantener gran parte de las restricciones de distancia social "hasta que esté disponible la vacuna", convencido como está de que "relajar las medidas y volver a imponerlas en caso de necesidad" es una estrategia que va a ser "difícil de aceptar y de implementar".

Pese al reconocimiento de Ferguson como uno de los mayores autoridades mundiales en el campo de la Biología Matemática, otros expertos critican la fiabilidad de sus modelos y consideran que sus estimaciones son alarmistas y exageradas (como la del informe sobre 11 países europeos que estimaba que siete millones de personas podrían estar infectadas con el Covid-19 en España).