Mundo

El coronavirus y su mujer mexicana le dan la prisión domiciliaria a Amado Boudou

El coronavirus y su mujer mexicana le dan la prisión domiciliaria a Amado Boudou

El ex vicepresidente de Cristina Kirchner está condenado por apropiarse de la imprenta de billetes de curso legal

Hace 10 días le dijo no pero, desde entonces, algo cambió en el juez federal Daniel Obligado. El magistrado decidió, la madrugada del martes, conceder la prisión domiciliaria a Amado Boudou, vicepresidente del segundo Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2011-15) y condenado por apropiarse de la imprenta de papel moneda. Dicho de otro modo, de la máquina de hacer billetes de curso legal.

Los argumentos del magistrado, para conceder un beneficio que sigue negando a otros funcionarios y empresarios corruptos del kirchnerismo que tienen problemas de salud, apuntan ahora al desamparo de la mujer de Boudou y madre de sus dos hijos mellizos. Para Obligado, su compañera, la exdiputada mexicana Mónica García de la Fuente, se encuentra, como consecuencia del estado de emergencia decretado por el coronavirus, en una situación vulnerable al estar sola en Buenos Aires con los hijos de la pareja, León y Simón, y sin red de contención familiar propia por ser extranjera.

Otro de los argumentos con los que justifica su decisión el juez es que Boudou, uno de los personajes emblemáticos de la frivolidad y la corrupción kirchnerista, tiene un «10 en conducta» en prisión. El ex vicepresidente, acusado, entre otras causas, de enriquecimiento ilícito, malversación de fondos y falsedad de documento público está condenado por, «el caso Ciccone», apellido del expropietario de la imprenta que, en pleno escándalo, terminaría pasando a manos del Estado sin que el Congreso pudiera identificar a su dueño, algo que sí hizo la justicia.

En rigor, esta condena a Boudou (tiene otras) fue por cohecho y negociaciones incompatibles en la compra de la imprenta que realizó a través de testaferros. La Cámara de Casación Penal confirmó, por unanimidad, el pasado año el fallo del Tribunal Oral Federal número 4 que le condenó a 5 años y 10 meses de prisión. Sus abogados apelaron y el proceso aún no está resuelto, extrema que también menciona el juez.

Amado Boudou, amante de las Harley Davidson, las chupas de cuero y la guitarra, fue uno de los personaje mas histriónico de los dos Gobiernos de la viuda de Néstor Kirchner. Con «la imprenta» llegó a imprimir 160 millones de billetes de 100 pesos (máximo valor entonces) sin control (se desconocen las numeraciones y si éstas se repetían). Con la misma empresa logró el contrato para imprimir las papeletas electorales del Frente para la Victoria (fundado por Néstor y Cristina Kirchner). Entre las anécdotas que más sorprendieron a los jueces y a los argentinos figuran dos que le retratan: dio como dirección de su casa un páramo y le juró al juez Claudio Bonadío que nunca había estado casado cuando éste tenía sobre la mesa el acta matrimonial.