Mundo

El coronavirus se «ceba» con Sudáfrica

El coronavirus se «ceba» con Sudáfrica

Es el país del continente más golpeado por la pandemia de Covid-19, concentra casi la mitad de los casos de África

La tormenta está sobre nosotros», anunció el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, el pasado domingo en referencia a la profunda crisis que está sufriendo el país por la actual pandemia. La nación arcoíris está al borde de alcanzar los 300.000 casos y ya es el noveno país del mundo con más casos confirmados, superando a Reino Unido y muy cerca de alcanzar a España. Además, es el quinto país del mundo con más casos diarios con entre 10.000 y 12.000 y tiene una tasa de test positivos del 27.5% (ante el colapso en los laboratorios ahora los tests están dirigidos sobre todo a personal sanitario y pacientes con síntomas). Con las 174 nuevas muertes anunciadas el martes, el total de fallecidos por Covid-19 asciende a 4.346, y una cuarta parte del total de las muertes se ha registrado en la última semana.

El pico no ha llegado

A pesar de sus vertiginosos números, el pico todavía no ha llegado; algunas regiones más golpeadas como la provincia de Gauteng (Johannesburgo y Pretoria) se prevé que lo alcancen a finales de julio, otras a finales de septiembre. La administración de Ramaphosa tenía estos números sobre la mesa en marzo, por eso optó por cerrar a cal y canto el país cuando a penas contaba con 100 casos confirmados. «No vamos a evitar el pico, solo a retrasarlo» dijo entonces el presidente. Y ese momento ha llegado -cuatro meses después- en las principales ciudades del país como Johannesburgo. Gauteng es el nuevo epicentro de la pandemia en Sudáfrica con más de 100.000 casos, antes lo fue Cabo Occidental (Ciudad del Cabo). Su frágil economía no permite volver al confinamiento duro por lo que se han implementado nuevas medidas como el toque de queda y se reactiva la «ley seca» que prohíbe la venta y distribución de alcohol, ante el aumento de ingresos en hospitales por accidentes relacionados con su consumo.

La buena noticia es que la mortalidad es «una de las más bajas del mundo, 1,5%», según datos oficiales, aunque el Consejo Sudafricano de Investigación Médica (SAMRC) acaba de anunciar un «exceso» de 11.000 muertes desde principios de mayo hasta julio. El presidente dijo el domingo que hasta 50.000 sudafricanos podrían fallecer por Covid-19 hasta finales de año.

Sudáfrica aglutina el 47,6% de los casos del nuevo coronavirus en todo el continente, aunque es –con mucha diferencia– el que más pruebas diagnósticas ha realizado, más de 2 millones.