Mundo

Donald Trump se niega a decir si dejará el poder si pierde las elecciones

Donald Trump se niega a decir si dejará el poder si pierde las elecciones

Donald Trump se ha negado a confirmar que, si pierde las elecciones, accederá a dejar el poder de manera pacífica. Así lo dejó claro el propio presidente de Estados Unidos el miércoles en una rueda de prensa en la Casa Blanca. Cuando un periodista le preguntó "¿Podría comprometerse a una transferencia de poderes pacífica después de las elecciones?", Trump respondió: "Tendremos que ver qué pasa".

Es la primera vez en la que el presidente estadounidense afirma de forma inequívoca que existe la posibilidad de que no deje la Presidencia aunque pierda en las elecciones del 3 de noviembre. El 19 de agosto, la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany ya se negó a confirmar que el jefe del Estado y del Gobierno aceptaría el resultado de las urnas. "El presidente siempre ha dicho que verá lo que pasa y tomará una decisión a continuación", dijo McEnany en aquella ocasión.

Es, como mínimo, la cuarta vez en seis semanas en la que Trump acusa a sus rivales de cometer fraude, pero sin ofrecer ni una sola prueba. "Los demócratas están cometiendo fraude en estas elecciones" (8 de agosto); "La única forma en la que podemos perder estas elecciones es si comenten fraude" (17 de junio); "Los demócratas van a tratar de cometer fraude porque ésa es la única manera con la que pueden ganar" (13 de septiembre); "[El gobernador demócrata de Nevada, que supervisa el proceso electoral en ese estado] va a cometer fraude con los votos, no tengo la menor duda" (16 de septiembre).

Todos esos pronunciamientos han recibido escasa atención por parte de los medios de comunicación y de los líderes políticos de Estados Unidos, aunque las declaraciones de Trump en la Casa Blanca sobre su aceptación -o no- de los resultados de las urnas sí provocó alguna reacción. El senador republicano Mitt Romney -candidato a la Presidencia por ese partido en 2012- calificó las palabras del presidente de "inaceptables". El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, también llevó indirectamente la contraria al presidente al colgar un 'tuit' en el que afirmaba que "el ganador de las elecciones del 3 de noviembre jurará el cargo el 20 de enero. Habrá una transición bien organizada. Como lleva haciéndose desde 1792".

Paradójicamente, el que ha sugerido a sus seguidores que cometan fraude es... Donald Trump. "Mandad el voto [por correo] pronto y después id a votar al colegio electoral]", dijo el presidente el 2 de septiembre en Carolina del Norte, uno de los estados decisivos en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre. En Estados Unidos, votar dos veces es un delito penal, pero el fiscal general -cargo más o menos equivalente al de ministro de Justicia en España- Bill Barr trató, un día después de que Trump diera el peculiar consejo a los votantes, de sembrar dudas sobre esa práctica cuando declaró que "no sé" si se puede votar más de una vez.

Las críticas de Trump se dirigen contra el voto por correo. Tanto él como la primera dama, Melania, son residentes en Florida, con lo que votan por correo, lo que significa que, en el mundo real, no consideran que su voto vaya a ser víctima del fraude.


  • Noticias
  • Programación
  • Traductor
  • Calendario
  • Horoscopo
  • Peliculas
  • Temas
  • RETAbet Bilbao Basket - Iberostar Tenerife
  • UCAM Murcia - Movistar Estudiantes
  • Baxi Manresa - Monbus Obradoiro
  • En directo, final de la Supercopa de Europa: Bayern Munich - Sevilla
  • Unicaja - Barça