Mundo

Donald Trump extiende hasta el 30 de abril las medidas del distanciamiento social

Donald Trump extiende hasta el 30 de abril las medidas del distanciamiento social

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este domingo que extenderá hasta el 30 de abril las recomendaciones sobre distanciamiento social que hizo el pasado 16 de marzo la Casa Blanca para intentar frenar la expansión del coronavirus, tras advertir a la población que el pico de mortalidad se verá con más virulencia dentro de dos semanas.

"Vamos a extender nuestras recomendaciones hasta el 30 de abril para frenar la ola de contagios", ha dicho Trump en una conferencia de prensa en la que Casa Blanca en la que ha admitido que su intención inicial de suspender estas medidas para Semana Santa era algo solo "aspiracional".

El presidente ha justificado los cambios tras advertir a la población que el pico de mortalidad llegará en dos semanas. "Nada sería peor que declarar una victoria antes de haber ganado la guerra, esa sería la peor de las derrotas, así que durante las próximas dos semanas es muy importante que todo el mundo siga estas recomendaciones", ha añadido.

Según los últimos datos disponibles en la página web de la Universidad John Hopkins, se han contabilizado en todo el país un total de 140.886 casos declarados, mientras que el número de fallecidos se acerca ya a 2.500, de los cuales 678 se han registrado en la ciudad de Nueva York.

"Cuanto mejor lo hagamos, antes veremos el final de esta pesadilla", ha dicho Trump, horas después de que su principal asesor médico durante la crisis sanitaria, el doctor Anthony Fauci, advirtiera en una entrevista a la cadena CNN que prevé que el número de muertos en el país se sitúe "entre 100.000 y 200.000".

El presidente ha anunciado también que este martes dará a conocer un resumen de todo lo que ha estado haciendo su administración para luchar contra el coronavirus apoyado en datos y estadísticas y ha confiado en que el país pueda empezar a recuperar la normalidad "a partir del 1 de junio".

"Ojalá pudiéramos volver a nuestras vidas de antes, teníamos la mejor economía y no había muertes, no teníamos esta calamidad horrible, esta plaga, llámenlo como quieran, el virus. Pero estamos trabajando duro, de eso sí estoy seguro. Veo cosas, veo números, pero no me importa, lo único que me importa es ganar esta batalla lo antes posible", ha concluido.

Por su parte, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ha comparecido también ante los medios de comunicación para hacer un nuevo balance de los esfuerzos que se están haciendo para afrontar la pandemia y ha pintado un panorama sombrío sobre lo que está pasando en su estado, especialmente en la Gran Manzana.

"Solo en las últimas 24 horas han muerto 233 personas, y el número de nuevos contagios ha subido en 7.200, con más de la mitad en la ciudad de Nueva York", ha dicho Cuomo, quien ha advertido que los datos van a ser peores en los próximos días, "Hay que decir las cosas por su nombre, miles de personas van a morir", ha añadido.