Mundo

Dinamarca descarta España como destino turístico

Dinamarca descarta España como destino turístico

Si más países se suman a la vía danesa, el sector turístico español puede ir olvidándose de los visitantes extranjeros durante este verano. El ministro de Asuntos Exteriores de Dinamarca, el socialdemócrata Jeppe Kofod, ha anunciado que su Gobierno desaconseja ir de vacaciones a cualquier destino que no sea Noruega, Islandia o Alemania. Al menos hasta el 31 de agosto.

"La tónica general en casi todo el mundo es que se vaya con precaución. Si no se produce un rebrote, podremos reducir las restricciones, pero primero queremos tener la pandemia bajo control. No podemos echar por la borda lo que hemos conseguido, por eso pido encarecidamente a los daneses que sigan nuestras instrucciones", indicó Kofod.

No se trata de una prohibición expresa, pero implica que la oferta de vuelos será también extremadamente reducida. Además, quienes viajen a lugares no recomendados como los tres citados deberán cumplir a su vuelta una cuarentena de 14 días, lo cual tampoco suena especialmente atractivo. España es, con diferencia, el destino turístico preferido de los daneses con un 17% del total de viajes, seguida por Italia con un 10% y Grecia con un 8%.

Dinamarca ha optado así por una política de extrema cautela, dado que tampoco permitirá la entrada en su territorio de turistas que no sean noruegos, islandeses o alemanes. Llama la atención que también los suecos quedan fuera, algo que sin duda causará un fuerte disgusto en la nación vecina, que en virtud de su laxa estrategia antipandemia todavía mantiene sus fronteras abiertas. Dos datos explican esta última decisión: el 79% de los fallecimientos por Covid-19 en los países nórdicos se ha producido en Suecia pese a que su porcentaje de población es del 37%. En las últimas 24 horas se han registrado 84 muertes allí, una en Finlandia y ninguna en Dinamarca, Noruega e Islandia.

El anuncio lo hizo en la misma conferencia de prensa la primera ministra danesa, Mette Frederiksen: "Los ciudadanos de estos tres países podrán visitarnos a partir del 15 de junio, pero tendrán que documentar que han reservado una estancia de al menos seis días que no incluya Copenhague". La capital danesa es la zona con más contagios, por lo que el Gobierno no permite que los turistas pernocten allí. "Pueden ir a Copenhague, dar un paseo y comer en un restaurante, pero deben pasar la noche en otro sitio", añadió el ministro de Sanidad, Magnus Heunicke.

La noticia, obviamente, ha supuesto un jarro de agua fría para el sector turístico local. "No me imaginaba que se fuese a ir tan lejos", ha lamentado Lars Thykier, dirección de la Asociación de Agencias de Viaje de Dinamarca. "Que sólo se permitan de facto viajes a tres países es inaudito, incluso para los tiempos que corren. Supone prácticamente el cierre de nuestro negocio".