Mundo

Continúa la escalada de violencia policial en Cuba

Continúa la escalada de violencia policial en Cuba

Yamisel Díaz Hernández, acusado de robar caballos, fue disparado, según el Ministerio del Interior, en «defensa propia»

Cuando todavía no se han acallado las protestas por la muerte de Hansel Hernández, tiroteado por la policía el pasado 24 de junio, otro joven ha muerto a manos de un agente.

Su nombre era Yamisel Díaz Hernández y tenía 38 años. Y, de nuevo, la versión oficial del Ministerio del Interior (Minint) cubano disiente de la familiar.

El cuerpo de Yamisel García Hernández - Facebook Alza tu voz Cuba

Los hechos sucedieron la madrugada de este domingo tras la denuncia de dos campesinos por el robo de ocho caballos. Un oficial del Ministerio del Interior que investigaba el hecho, en compañía de uno de los campesinos «interceptaron» en una zona rural del municipio San Cristóbal, provincia de Artemisa, a tres ciudadanos «que se trasladaban con los animales sustraídos», explicó el Minint a través de un comunicado, el segundo en apenas 10 días por motivos muy similares.

Al parecer, y siempre según la versión oficial, en el momento en el que uno de los agentes trató de detenerlos, «fue agredido con un machete de forma reiterada y a corta distancia por uno de los individuos». Al ser atacado, «el oficial realizó un disparo preventivo, y al continuar la agresión, estando en peligro su vida, respondió con otro que provocó la muerte al agresor». Es preciso recordar que la fuerza letal solo puede ser empleada en Cuba en caso de «defensa propia». Este es el argumento al que se acoge el Minint en los dos casos, tanto en el de Hansel Hernández, que iba desarmado; como en el de Yamisel Díaz Hernández, que presuntamente llevaba un arma blanca, según la versión oficial.

Como en el caso del bautizado George Floyd cubano, la última víctima fue presentada, tanto en el comunicado como en el medio oficialista Granma, como un delincuente «con múltiples antecedentes penales; exrecluso por Robo con fuerza, hurto y atentado. Se encontraba en libertad condicional». Una estrategia del régimen para justificar sus acciones represivas.

La versión de la familia

La familia de Díaz Hernandez, que no fue informada en ningún momento del suceso, denunciaba la criminalización del joven de manera pública. «Yamisel era un muchacho común, como otro cualquiera, criaba animales, cortaba yerbas para su comida, estuvo sancionado cinco años, pero cumplió, y no había tenido más problemas», declaró su madrastra, Tania Brito, a Diario de Cuba.

Por su parte, el padre de joven, Federico Díaz García, cuestionó la versión de las autoridades sobre la muerte de su hijo, en la que se afirma que el policía «le dio un tiro por el pecho porque él le fue con el machete pa’ rriba, pero el niño no tiene ningún tiro en el pecho, lo tiene debajo de la mano, por el costado, y ningún policía da un tiro por el costado si tú le vas pa’ rriba. Y no me han dado razón ninguna», declaró a Radio Televisión Martí.

La policía dice que «le dio un tiro por el pecho porque él le fue con el machete pa’ rriba, pero el niño no tiene ningún tiro en el pecho, lo tiene debajo de la mano, por el costado», denuncia el padre de Yamisel

La escalada de violencia policial en la isla es constante. Este fin de semana el fotógrafo y realizador audiovisual Dario Dioses también denunció las agresiones y multas que sufrieron él y otro artista en La Habana. Denuncias que se suman a las realizadas recientemente por otros dos artistas Luis Manuel Otero Alcántara y Maikel Castillo.