Mundo

Condenado a 33 cadenas perpetuas en Reino Unido un violador que cometió sus delitos tras ser puesto en libertad por error

Condenado a 33 cadenas perpetuas en Reino Unido un violador que cometió sus delitos tras ser puesto en libertad por error

Un hombre ha sido condenado a 33 cadenas perpetuas en Reino Unido por una serie de delitos cometidos entre abril y mayo de este año. El caso ha causado una tremenda conmoción en el país ya que Joseph McCann fue puesto en libertad por error en febrero, cuando se encontraba preso por robo.

Este individuo de 34 años fue considerado culpable de 37 delitos, entre ellos el de secuestro y violación. En total fueron once sus víctimas, con edades comprendidas entre los 11 y los 71 años.

El juez Andrew Edis afirmó que el condenado que es un "cobarde, un matón violento y un pedófilo que nunca ha expresado una palabra de arrepentimiento o se ha preocupado por sus víctimas".

Además, recalcó que es alguien "completamente obsesionado consigo mismo y cree que tiene derecho a utilizar a otras personas de la forma que desee".

"Eres un psicópata clásico y no creo que dejes de ser peligroso", finalizó. McCann pasará al menos los próximos 30 años de su vida en prisión, momento en el que se podría considerar su liberación.

El jefe del servicio de libertad condicional del Reino Unido se ha disculpado por los errores cometidos en el 'caso McCann' después de que se descubriera que el delincuente fue liberado por error.

Las agresiones de McCann comenzaron el 21 de abril, cuando secuestró a una mujer de 21 años a punta de cuchillo en Watford. Cuatro días después, secuestró a dos mujeres más en el norte de Londres y las violó en repetidas ocasiones.

Posteriormente, asaltó a una mujer en su casa y agredió sexualmente a sus hijos, de 11 y 17 años. Después, violó a una mujer de 71 años tras atacarla cuando entraba a su automóvil.

Su última víctima fue una niña de 13 años, a quien también forzó sexualmente antes de que lograra escapar y avisar a la Policía.Luego secuestró y agredió sexualmente a una niña de 13 años en el automóvil antes de escapar y alertar a la policía.