Mundo

Comienza el plazo para la anexión de Cisjordania pendiente del acuerdo final entre Israel y EE.UU.

Comienza el plazo para la anexión de Cisjordania pendiente del acuerdo final entre Israel y EE.UU.

La incertidumbre respecto al calendario del proceso recibirá la respuesta palestina en las calles con manifestaciones en Gaza y Cisjordania

Se cumple el plazo marcado por Israel para poner en marcha la anexión de Cisjordania, pero el proceso podría dilatarse ya que, según adelantó Benjamín Netanyahu, «seguiremos trabajando en los siguientes días». Estas fueron las declaraciones del primer ministro israelí tras su encuentro con el embajador de Estados Unidos, David Friedman, y el enviado especial de la Casa Blanca para Oriente Medio, Avi Berkowitz. Netanyahu se expresó de esta forma 24 horas después de trasladar a los miembros de su partido, el Likud, que se trata de «un proceso complejo» y reconocer que «hay muchas cuestiones políticas y de seguridad a tener en cuenta». Unas palabras en la línea de las pronunciadas por el ministro de Defensa, Benny Gantz, quien sostuvo que «el 1 de julio no es una fecha sagrada».

La incertidumbre respecto al calendario del proceso de anexión, que estaría pendiente de aclarar las incógnitas que plantea para los colonos el «plan del siglo» de Donald Trump, recibirá la respuesta palestina en las calles con manifestaciones en Gaza y Cisjordania. Zeev Elkin, ministro de Educación, confirmó la falta de acuerdo total con Estados Unidos, pero señaló que a partir del 1 de julio «el reloj empieza a correr».

Israel no tiene dudas del objetivo final y hace frente a las críticas de una comunidad internacional que hasta ahora ha sido incapaz de transformar sus advertencias en sanciones. La última voz en censurar el plan israelí fue la Alta Comisionada de la Organización de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien calificó la anexión de «ilegal, sea del 30 por ciento de Cisjordania o un 5 por ciento. Insto a Israel a que escuche a sus exdirigentes y generales, así como a las múltiples voces en todo el mundo que le advierten de no proseguir por este peligroso camino». El ministerio de Exteriores del Estado judío acusó a Bachelet de «politizar su oficina contra Israel, de manera unilateral».