Mundo

Boris Johnson abandona la UCI con la moral "extremadamente alta"

Boris Johnson abandona la UCI con la moral

Boris Johnsonha salido de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital St. Thomas, donde ingresó esta semana con problemas para respirar y síntomas persistentes del coronavirus. El premier ha sido trasladado a una cama en el hospital, donde los médicos seguirán de cerca su recuperación por un tiempo indeterminado. Según un escueto comunicado de Downing Street, Johnson se encuentra "con la moral extremadamente alta".

La noticia llegó tras el último parte trágico,con 881 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, el segundo día más trágico desde que arrancó la epidemia. Reino Unido se aproxima al umbral de las 8.000 víctimas por la epidemia (7.978 hasta la fecha) y el Gobierno se dispone a extender el 'cerrojazo' posiblemente hasta mayo.

"Las medidas tienen que permanecer en vigor hasta que tengamos la clara evidencia de que nos estamos alejando del pico", declaró el secretario de Exteriores Dominic Raab, supliendo al 'premier' Boris Johnson mientras dura su estancia en el hospital de St. Thomas.

"Tenemos evidencias que nos permiten llegar a la conclusión de que la distancia social está funcionando, pero es demasiado pronto aún para llegar a una conclusión", recalcó Raab, que pidió encarecidamente a los británicos que se queden en casa en Semana Santa y resistan a la tentación del buen tiempo.

"Aunque las muertes estén trágicamente subiendo, el número de gente infectada y de enfermos tratados en la UCI está remitiendo", advirtió el asesor médico Chris Witty. "Antes, el número de pacientes en cuidados intensivos se duplicaba cada dos o tres días, ahora es cada seis días".

El Gobierno adoptará previsiblemente antes del lunes la decisión de extender el 'cerrojazo' e incluso la posibilidad de aplicar medidas más restrictivas si la gente abusa del permiso de una salida para hacer ejercicio al día y acaba abarrotando los parques.

La policía ha amenazado con pasar de la persuasión a la acción con el bloqueo de calles y la petición de justificantes a quienes salgan a trabajar o hacer la compra. Hasta la fecha, la actitud policial ha sido más bien pasiva.