Mundo

Bolsonaro cesa a su secretario de Cultura tras plagiar a Goebbels en un discurso

Bolsonaro cesa a su secretario de Cultura tras plagiar a Goebbels en un discurso

El presidente brasileño ha calificado el texto de «desafortunado» y ha reiterado su «rechazo a ideologías totalitarias»

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha cesado al ministro de Cultura, Roberto Alvim, por un «desafortunado» discurso en el que copió palabras pronunciadas por el jefe de la propaganda nazi, Joseph Goebbels, para promocionar un premio.

La polémica parte de un vídeo publicado el jueves, en el que Alvim habla del Premio Nacional de las Artes. El ambiente y el tono solemne, nacionalista y religioso del vídeo de Alvim, con el retrato de Bolsonaro al centro, la bandera brasileña a un lado y una cruz en el otro, fue acompañado por el fondo musical de la ópera «Lohengrin» de Richard Wagner. «Lohengrin», que es también fondo de la película «El Gran Dictador» (1940), de Charles Chaplin, fue citada por Hitler en su autobiografía como una obra importante en su formación.

El descubrimiento de que parte del texto era copiado casi literalmente de Goebbels provocó la indignación de políticos y artistas brasileños. El presidente del Congreso, Rodrigo Maia, pidió la renuncia inmediata de Alvim.

«El arte brasileño de la próxima década será heroico y será nacional. Será dotado de gran capacidad de participación emocional y será igualmente imperativo, puesto que o está profundamente vinculado a las aspiraciones urgentes de nuestro pueblo, o entonces no será nada», afirmó Alvim.

La frase es casi idéntica a otra que el ministro de Hitler dijo en un discurso dirigido a directores de teatro, citada en el libro «Goebbels: a Biography» de Peter Longerich. En su versión, el secretario de Bolsonaro cambió apenas Brasil por Alemania, y la palabra griega «Páthos», traducida por él como «participación emocional».

Coincidencia retórica

Poco antes, en una entrevista a «O Estado de São Paulo», Alvim se defendió diciendo que reafirmaba la frase pese al origen, y que había convencido al presidente, que la cita de Goebbels fue una «coincidencia retórica».

La polémica, sin embargo, ha terminado por costarle el puesto. Bolsonaro ha anunciado en Twitter el cese, ya que considera que el «desafortunado» discurso hacía «insostenible» la continuidad de Alvim en el Gobierno, a pesar de que reconoce que se ha «disculpado».

«Reitero nuestro rechazo a ideologías totalitarias y genocidas como el nazismo y el comunismo», ha afirmado Bolsonaro, que precisamente ha sido objeto de críticas por su defensa de la dictadura brasileña. «Manifestamos también nuestro total apoyo a la comunidad judía, de la que somos amigos y con la que compartimos valores», ha añadido el presidente, informa Ep.

«Es simplemente aterrador», declaró la historiadora brasileña Lilia Schwarcz al comparar los dos textos. «Llegó la hora de que Bolsonaro muestre que ser de derecha no es lo mismo que ser fascista», declaró el empresario Winston Ling, que apoya al Gobierno.

No es la primera polémica de Alvim, que ya atacó públicamente a la primera dama del teatro brasileño, Fernanda Montenegro, respetada a nivel nacional e internacional, y nombró para dirigir una entidad pública dirigida al movimiento negro a un periodista negro abiertamente racista.

Bolsonaro, por su parte, ha tenido más cuidado con ese tipo de comentarios desde que fue criticado por miembros del Parlamento alemán, en abril del año pasado, cuando él y su canciller, Ernesto Araujo, afirmaron que el nazismo era un movimiento de izquierda.