Mundo

Avances en la cumbre entre Ucrania y Rusia

Avances en la cumbre entre Ucrania y Rusia

Avances en el proceso de paz en Ucrania. Y un gran desacuerdo. Sobre el futuro político de la zona rusófona. Las posturas sobre la celebración de elecciones y el control de la frontera están muy alejadas. Pero ambas partes,Ucrania y Rusia, han retomado el diálogo. En París, bajo los auspicios de Emmanuel Macron y Angela Merkel.

Los presidentes Vladimir Putin, y Valodímir Zelenski, se reunieron este lunes por primera vez. Quince minutos cara a cara tras una reunión al frente de sus equipos de más de una hora. Fue en el Elíseo, en una cumbre del formato Normandía que incluye también a Alemania y Francia.

Cerca de la medianoche, Merkel se declaró "satisfecha"; Macron habló de "avances en todos los campos". Ambos elogiaron a Zelenski. Putin, parecía concentrado en sus papeles. Quizá fuera el cansancio por el maratón diplomático de nuve horas, pero ninguno de los cuatro sonreía.

La celebración de la cumbre, y una cita para dentro de cuatro meses, son un éxito en sí mismo, enfatizó el anfitrión. Porque no se reunían desde hace tres años. Aquella cita de Berlín fue un fracaso en toda regla. En jerga diplomática, se conoce como formato Normandía, porque la primera tuvo lugar en esta región francesa. Consiste en encuentros bilaterales de cada líder con todos los demás.

Los avances. Acuerdan hacer "efectivo" el alto el fuego en una zona donde hay aún hay muertos cada semana. La monitorización se extiende a las 24 horas. Ambos bandos intercambiarán todos los prisioneros antes de 31 de diciembre. En septiembre, en el primer canje, fueron 70. Ambos partes acordaron también seguir negociando para renovar el contrato del gas que expira el 1 de enero.

Putin lleva 20 años en el poder; el antiguo cómico Zelenski, desde mayo. Está claro quién se jugaba más en el envite. Putin no ha cedido en nada verdaderamente importante. Eso sí, la reunión entre ambos líderes es en sí misma un indicio positivo.

En línea con los acuerdos de Minsk que han reducido los combates. Pero a lo largo de un frente de 500 kilómetros hay 80.000 combatientes con tiros y muertos casi a diario. Occidente y Ucrania acusan a Rusia de financiar y de armar a los rebeldes, lo que Moscú desmiente.

El desacuerdo concierne al futuro político de las regiones rusófonas. Zelenski fue claro: las elecciones se celebrarán bajo legislación ucraniana y no acepta la creación de estados federales. "Ucrania es un Estado único", remachó. Además exige el control ucraniano de la frontera que delimitaba ambos estados antes de las hostilidades.

Putin se puso (aún) más serio. Exige un estatus especial en la Constitución ucraniana. Y la amnistía. Esto es, que no se juzgue a los combatientes. Algo que no puede conceder un presidente ucraniano. Y menos, un novato. Se acoge a los acuerdos de Minsk para devolver el control de la frontera, después de las elecciones. Ambas partes se han comprometido a volver a reunirse, bajo el mismo formato en cuatro meses.

Los cuatro estadistas se reunieron una primera vez, en torno a una mesa blanca y redonda. Luego cenaron a las 21, una hora tardía para París. Y luego, a partir de las 23:32, una hora intempestiva en todas las latitudes, comparecieron ante la prensa, bajo los dorados de la Sala de Fiestas de la residencia presidencial.

Intempestiva salvo Chez Macron. Que no conoce límite alguno cuando la causa lo merece y tiene rédito político. El presidente francés intenta revivir el proceso de paz de un conflicto que dura ya cinco años y en el que han muerto unas 14.000 personas.

Rusia se anexionó Crimea en 2014 después de que un levantamiento popular pro occidental derrocara al presidente proruso. Acto seguido, grupos separatistas aparecieron en las regiones rusófonos del Este de Ucrania donde se proclamaron dos repúblicas en Donetsk y Lugansk, antaño bastiones industriales del país. La cuestión de Crimea está fuera del ámbito de la reuniones del formato Normandía.

Macron ha jugado a fondo la baza de la mediación. Recibió a Zelenski antes de que el cómico alcanzara la presidencia en mayo. Una vez electo, éste reservó a París su primer viaje oficial. Macron se ha acercado al Kremlin en los últimos meses. Para algunos países europeos, como la propia Alemania, demasiado. Macron recibió a Putin en su residencia de veraneo.