Mundo

Austria abre fronteras con seis países vecinos, aún no con Italia

Austria abre fronteras con seis países vecinos, aún no con Italia

El objetivo es permitir la libre circulación de personas y bienes, reanudando la vigencia del espacio Schengen, y facilitar que puedan seguir trabajando los miles de ciudadanos que trabajan en un país y residen en otro

Austria ha abierto este pasado fin de semana sus fronteras con seis de sus ocho países vecinos, después de negociaciones bilaterales con sus respectivos gobiernos. El que durante dos meses ha sido cierre hermético, ha pasado a ser poroso y los controles no son ya sistemáticos, sino aleatorios. El objetivo es permitir la libre circulación de personas y bienes, reanudando la vigencia del espacio Schengen, y facilitar que puedan seguir trabajando los miles de ciudadanos que trabajan en un país y residen en otro.

La apertura será progresiva y a partir del 15 de junio los controles fronterizos serán totalmente eliminados. Además de con Alemania, Austria abre sus fronteras con Suiza, Liechtenstein, República Checa, Eslovaquia y Hungría, pero tal y como ha acordado con Alemania mantendrá cerrada su frontera con Italia, por tratarse de un país con un nivel de contagios muy superior.

Eslovenia, que también comparte frontera con Austria, anunció el viernes su decisión particular de abrir sus fronteras, pero Viena insiste en que debe haber una negociación antes de abrir su parte de esa frontera. El presidente regional de Carintia, Peter Keiser, ha solicitado al gobierno de coalición entre los conservadores de Sebastian Kurz (ÖVP) y Los Verdes, que se lleven a cabo cuanto antes esas negociaciones. «Al mantener cerrada esta frontera se está privando a muchos habitantes de Carintia el natural contacto con familiares y amigos que viven al otro lado de la línea y una circulación comercial que es vital para la economía de nuestra región», reclamó ayer Kaiser en una entrevista con la cadena de radio ORF.

Con 16.167 contagios confirmados y 629 fallecidos, Austria da por superada la crisis y garantiza que la apertura de fronteras no supondrá un estrés excesivo para su sistema sanitario. «Quizá algunas personas no tengan conciencia de lo bien que se ha desarrollado la situación en Austria», ha dicho Kurz a la revista Stern, «estoy muy contento de haber logrado llegar a este acuerdo que supone un éxito importante para el turismo y para la industria turística de nuestro país». «Alemania y Austria no solo están entrelazados económicamente, sino también en términos de intercambio humano» ha dicho el canciller austriaco, «vigilaremos de cerca cada peligro y confiamos en las altas capacidades de test, especialmente para los empleados del sector turismo, para garantizar la máxima seguridad». «Dado que en Austria las vacaciones tienen lugar en los lagos, en las montañas, al aire libre y en entornos extremadamente sanos, somos muy optimistas», agregó el canciller.