Mundo

Argentina vota en unas elecciones primarias clave

Argentina vota en unas elecciones primarias clave

El kirchnerismo parece ir por delante en las preferencias del electorado pero la tendencia comenzó a revertirse hace semanas

Bajo las máscara de unas primarias, Argentina se dispone a celebrar un ensayo general de las elecciones presidenciales. Dos grandes coaliciones de partidos – con candidatos únicos elegidos a dedo-, se disputan el poder para los próximos cuatro años. Juntos por el Cambio, encabezado por el actual Presidente Mauricio Macri y el peronista Miguel Angel Pichetto, tiene como principal adversario y favorito –según la mayoría de las encuestas- a Frente de Todos, la última versión kirchnerista que lleva de número uno a Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete de Cristina Fernández, la viuda de Néstor Kirchner que, a su vez, figura como su candidata a vicepresidenta en la papeleta.

El pistoletazo de salida en la carrera por recuperar la Casa Rosada, en el caso de los Fernández y de no salir de ella, en el de Macri (Miguel Angel Pichetto es un aliado nuevo) empieza a recorrerse con las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias). Ninguno tiene el camino despejado. El kirchnerismo parece ir por delante en las preferencias del electorado pero la tendencia comenzó a revertirse hace semanas y las diferencias, en la mayoría de los estudios, entran dentro del margen de error. En cualquier caso, el resultado que arrojen las urnas será, a efectos reales, un test de situación del que tomarán buena nota los mercados y los votantes de partido minoritarios que le restan posibilidades, fundamentalmente, al actual presidente de Argentina.

Es el caso de Consenso Federal, la formación que lidera Roberto Lavagna, el ex ministro de Economía de Eduardo Duhalde heredado por Néstor Kirchner. Opción considerada la tercera vía para salir de la polarización Macrismo versus Kirchnerismo, no logró en los sondeos despertar el entusiasmo de las masas y su existencia es un obstáculo para la reelección del actual presidente. Algo similar sucede con José Luis Espert (Frente Despertar) y Juan José Gómez Centurión (Frente Nos) sus votos, aunque reducidos, le restan posibilidades a Mauricio Macri de un triunfo de enorme importancia de cara a la primera vuelta de octubre de las elecciones verdaderas.

En ese contexto, la clave, una vez más figura en la provincia de Buenos Aires, la que concentra cerca del 40 por ciento del caudal de votos con más de doce millones de electores. Es sobre este territorio donde se libra la batalla más importante y donde se renueva el cargo de gobernador que actualmente tiene María Eugenia Vidal, la esperanza blanca de Macri que, como él, tiene la reelección en la cuerda floja. Su adversario es Axel Kicillof, el cerebro de la intervención y posterior expropiación de YPF a Repsol y ex ministro de Economía de Cristina Fernández, su madrina política.

Los argentinos tendrán que elegir si prefieren resucitar a las viejas glorias de un pasado que dejó el país como si hubiera pasado Atila o conformarse con un presente incapaz de recuperar el Estado y el bienestar pero que se esfuerza en construir un futuro sólido y próspero.