Mundo

Andrzej Duda, el alargado brazo de Kaczynski

Andrzej Duda, el alargado brazo de Kaczynski

Ha sido reelegido presidente de Polonia en las elecciones de este domingo por un estrecho margen de votos

La llegada de Duda a la presidencia polaca fue fruto de un momento de absoluta conmoción nacional. El liberal Komorowski ejercía como presidente del Parlamento polaco en abril de 2010, cuando el presidente Lech Kaczynski falleció en el accidente aéreo de Smolensk, a donde se dirigía para rendir homenaje a los 22.000 polacos asesinados por los rusos en los bosques de Katyn, en 1940, una tragedia nacional ya de por sí definitoria de no pocos rasgos de la política polaca. En total, 96 altos cargos del gobierno y del mando militar polaco fallecieron en ese avión y el país quedó de un día para otro descabezado y desconcertado, con una gran sensación de indefensión. Komorowski fue requerido de urgencia como presidente en funciones por el mero hecho de ser uno de los altos cargos políticos todavía con vida y solamente dos meses después se medía en las urnas con el hermano gemelo del presidente fallecido, Jaroslaw Kacysnki, a quien venció en segunda vuelta. Fue entonces cuando el gemelo vivo comprendió que su perfil no era el deseado por una mayoría de votantes polacos y buscó un candidato más vendible para presentar en su nombre. Duda había obtenido buenos resultados regionales en Cracovia y había baqueteado lo suficiente en el Parlamento Europeo como para satisfacer a la juventud polaca, ansiosa por la integración, así que lanzó su candidatura en 20015 y duda venció con el 51,55% de los votos.

La asociación de estas dos personalidades políticas ha supuesto un éxito capaz de mantener en jaque las relaciones de Polonia con el resto de sus socios europeos, que han sido desplazados abiertamente en beneficio de una mejora de las relaciones con el presidente de EE.UU., Donald Trump. Pero esa simbiosis que a ambas partes ha beneficiado hasta ahora podría terminar con estas elecciones. Si el escrutinio confirma la victoria de Duda, ya no necesitará al PiS y «preferirá ganar perfil político propio», confiesan fuentes del partido en el gobierno. Y en caso de que los porcentajes se dieran la vuelta a lo largo de la noche, Duda ya no serviría a los intereses inmediatos de Kaczynski y pasaría a ser un político sin partido y al final de su carrera.