Mundo

Alexis Tsipras tras votar esta mañana: «Damos una batalla crucial con optimismo hasta el final»

Alexis Tsipras tras votar esta mañana: «Damos una batalla crucial con optimismo hasta el final»

Lo primero que hizo nada más votar fue afirmar que «damos una batalla crucial con optimismo hasta el final» y hizo un llamamiento a todos los votantes para que fueran a votar a pesar de las elevadas temperaturas

Alexis Tsipras ha votado esta mañana cerca de su domicilio, en el barrio de Kipseli. Ha acudido solo, muy sonriente y ha recibido recibido por votantes entusiastas que le abrazaban y se le colgaban literalmente al cuello.

Lo primero que ha hecho nada más votar ha sido afirmar que «damos una batalla crucial con optimismo hasta el final» y ha hecho un llamamiento a todos los votantes para que fueran a votar a pesar de las elevadas temperaturas (en ese momento, 31 grados). Insistió en los jóvenes, que gracias a un decreto presidencial presentado por su gobierno pueden votar a partir de los 17 años, afirmando: «Me dirijo especialmente a los jóvenes que siempre hacen los grandes cambios, para que no dejen que la decisión crítica sobre sus vidas y sus futuros la tomen otros. Que sean ellos los que decidan el resultado». Y subrayó la importancia de votar « para que no se vea interrumpida la trayectoria del país hacia adelante».

Entre quienes le han saludado con mucho cariño y entusiasmo está Nota (diminutivo de Panayota) Melissaropúlu, una fiel votante de Syriza de 36 años. Trabajaba como autónoma, siendo consultora en temas educativos para jóvenes y con la crisis y la subida de impuestos en el 2013, tuvo que cerrar su consultoría y continuar trabajando desde su casa, eso sí, declarando sus ingresos. Y está muy preocupada: «Si gana Mitsotakis se perderá todo logrado en este siglo, los logros de los trabajadores, de la juventud, la estructura social, el servicio médico gratis, los derechos laborales… porque Tsipras logró recuperar los convenios colectivos». Nota Melissaropúlu parece que se cree todo lo que muchos radicales afirman y Nueva Democracia desmiente: que se suprimirá la jornada laboral de ocho horas, que se trabajará los domingos, que «nos transformaremos en unos esclavos de las empresas».

Syriza era una fuerte voz en Europa

Para Nota Melissaropúlu, Syriza era «una voz fuerte en Europa que se va a perder» y teme que habrá de nuevo reducción de ingresos y mayor diferencia de clases sociales, gran diferencia «entre ricos y pobres, desaparecerá la clase media». Porque ella considera que todavía existe clase media, que se empobrecerá aún más con Mitsotakis. Y Mitsotakis no tiene un programa que se preocupe de la ecología, solo le interesa el beneficio. Pone por ejemplo una inversión extranjera en la península de Halkidiki, en el norte de Grecia, dedicada a la extracción de oro. Aunque la compañía propuso y se aprobó legalmente una serie de medidas medioambientales, la mitad de la población local (el resto está a favor), los ecologistas y muchos radicales se opusieron a que siguieran las extracciones. La justicia griega dio la razón a la empresa canadiense, pero la administración paralizó los permisos.

Tsipras no consiguió sanear la administración

Para Nota Melissaropúlu el mayor problema de Syriza y su gobierno es que no consiguieron sanear la administración pública: «Sigue habiendo mucha burocracia, intereses políticos, retrasos… Tsipras no consiguió que la administración pública trabajara bien para que la gente sintiera que la situación mejoraba». Y considera que tampoco consiguió informar bien a los griegos de todo lo que hacía el gobierno.

El futuro del partido radical

Y Nota Melissaropúlu es consciente de que con una derrota todo cambiará: «Ahora tendremos que estudiar en Syriza cuales fueron nuestros errores, hacer autocrítica y ver los cambios que se necesitan el día después de la derrota. Syriza falló en el tema de las comunicaciones, falló en las personas que nombró en el gobierno. Perdimos a la sociedad. Y ahora deberemos ir de puerta en puerta, porque los medios de comunicación no nos ayudarán». Eso sí, ni Tsipras ni ella menciona ni critica directamente a quienes dañaron y abandonaron el partido.