Mundo

Agresiones, faltas de respeto y gastos astronómicos: la «inconsiderada» vida de Assange en la Embajada ecuatoriana

Agresiones, faltas de respeto y gastos astronómicos: la «inconsiderada» vida de Assange en la Embajada ecuatoriana

Un informe emitido por la Controlaría del país sudamericano revela nuevos detalles sobre los siete años de reclusión del fundador de Wikileaks en la legación londinense

El goteo de informaciones sobre la prolongada y turbulenta estancia de Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres continúa saliendo a la luz. A las acusaciones de injerencia en asuntos internos de países extranjeros y de perturbación de las normas de convivencia en la legación, se suma ahora a la lista un informe emitido ayer por la Controlaría del país sudamericano.

El documento, que da cuenta de faltas de respeto, agresiones e insultos por parte de Assange y algunos de sus visitantes al personal de la delegación, revela también detalles sobre la falta de salubridad del hacker durante su reclusión. Entre otras cosas, señala que, debido a la falta de higiene en sus dependencias, la embajada llegó a contratar un seguro médico para sus miembros debido al riesgo para la salud que esto suponía para los trabajadores de la legación. También que el 50 por ciento de la comida que se le proporcionaba acababa desechándose al no consumirse, o bien caducaba.

Igualmente, el escrito denuncia el uso lúdico que el australiano hacía de la Embajada, en la cuál organizaba fiestas y recepciones. Además, algunos de sus invitados llegaron a pasar la noche en la estancia en varias ocasiones. También cuestiona una serie de gastos acometidos por la legación desde 2012 –año del ingreso de Assange en la embajada– sin documentación que respaldase su necesidad, como la compra de muebles y equipos, asesoría legal y de comunicación, alimentación, internet, adecuaciones físicas y gastos médicos, todo ello por un valor total de 795.000 dólares.

Por otra parte, la Controlaría documenta asimismo inconsistencias e irregularidades en el proceso de naturalización de Assange, a quien le fue concedida la nacionalidad ecuatoriana en 2017. De acuerdo al borrador, no se habrían abonado 800 dólares en concepto de aranceles para la entrega de la carta en la que se oficializaba la naturalización. En consecuencia, la Cancillería calificó de «lesivo» el acto administrativo y suspendió de inmediato sus efectos.

Assange fue entregado a las autoridades británicas el pasado 11 de abril después de que Ecuador le retirara el asilo.