España

Vox se lanza a capitalizar la indignación por la gestión del Gobierno de la crisis del coronavirus

Vox se lanza a capitalizar la indignación por la gestión del Gobierno de la crisis del coronavirus

Vox se lanza este sábado a capitalizar en la calle la ola de indignación contra el Gobierno por la gestión de la crisis del coronavirus y del estado de alarma, que viene incubándose desde el mes de marzo y que se plasma dramáticamente en el alto número de fallecidos y contagiados, los presuntos errores cometidos y las preocupantes consecuencias económicas y en el empleo.

El partido de Santiago Abascal ha aprovechado toda esta carga de descontento social para organizar la que será la primera manifestación en coche contra el Ejecutivo, y lo hará para exigir la dimisión de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias con caravanas de vehículos en todas las capitales de provincia del país.

Aunque la convocatoria de Vox se anunció hace varias semanas, la manifestación en coche llega en un momento especialmente convulso en las calles y en un contexto político que ni diseñado por los dirigentes de Vox hubiera resultado tan propicio por los tiempos.

El pacto del PSOE con EH Bildu, con la tinta del bolígrafo todavía sin secar, ha enaltecido aún más los ánimos en determinados sectores de la derecha. Y esto coincide en el tiempo, además, con la escalada de las caceroladas callejeras.

Dentro del vehículo y con mascarillas

Lo que comenzó en la madrileña calle Núñez de Balboa se ha extendido por buena parte del país. E incluso ha dejado peligrosas derivas -condenadas por todos los partidos- como han sido los escraches en las viviendas de Iglesias y José Luis Ábalos.

En este ambiente de alto voltaje, Vox llama a los ciudadanos a expresar su enfado contra el Gobierno con caravanas en todas las capitales de provincia. Los manifestantes tienen que acudir dentro de sus vehículos para participar y para garantizar de que no se pone en peligro la salud de nadie. Como sí ha sucedido con aglomeraciones de personas como las que se han visto estos días atrás en algunas ciudades.

De esta manera, los asistentes podrán mantener la distancia de seguridad y no estarán en contacto físico con otras personas. Vox, además, llama a acudir protegidos con mascarillas.

Las manifestaciones podrán celebrarse en toda España después de que este viernes el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña levantara la prohibición de la Delegación del Gobierno, como pasó en Castilla y León.

Cataluña: "No es de recibo prohibirla"

El tribunal indica que "no parece que sea de recibo prohibir una manifestación en vehículos cuando resulta que, ordinariamente, las personas pueden pasear por la ciudad durante franjas horarias generosas, sin límite numérico, bajo la única condición de hacerlo guardando las distancias y con mascarilla".

"Nada indica que [...] pueda traducirse en perjuicios significativos para la vida o la salud de las personas; y admitir una prohibición basada en meras conjeturas supondría una quiebra clara del derecho fundamental de reunión y manifestación pacífica, amén de un peligroso precedente".

Madrid será la epicentro de las protestas y contará con la participación de Abascal y toda la cúpula. Las caravanas arrancan a las 12.00 horas, y en la capital lo hace desde la plaza de Cibeles. El recorrido circular sigue por Colón, Goya, Serrano y Puerta de Alcalá.

La Delegación del Gobierno concentrará 150 de agentes de la Policía Nacional y municipal para vigilar el desarrollo de la protesta. Sólo podrán acudir coches y motos y los ocupantes deberán llevar de forma obligatoria mascarillas. En el caso de los automóviles, no se recomienda bajar las ventanillas y tampoco sacar una mano. Ni para ondear una bandera.