España

Vox se desmarca e impide la declaración institucional del 8-M en el Ayuntamiento de Madrid

Vox se desmarca e impide la declaración institucional del 8-M en el Ayuntamiento de Madrid

PP, Cs, MM y PSOE impulsan la condena de asesinatos machistas y del «negacionismo» de la violencia machista

A nivel nacional, autonómico y, ahora, en el ámbito local. Vox se ha propuesto romper todos los consensos en materia de lucha contra la violencia de género. Este año el Ayuntamiento de la capital no aprobará una declaración institucional con motivo del Día Internacional de la Mujer, el 8-M, ya que sin el apoyo de los de Javier Ortega Smith no se da la unanimidad que precisa una iniciativa así. Sin embargo, PP, Ciudadanos, Más Madrid y PSOE elevarán una proposición conjunta al próximo pleno para condenar los asesinatos machistas y el «negacionismo de la violencia de género».

«Enviamos el texto a todos los grupos para que fuera una declaración institucional, pero Vox ni si quiera ha contestado. Más Madrid apenas pidió cambios y el PSOE sí hizo algunas aportaciones que se han incorporado», indicaron a ABC fuentes municipales. Desde Vox, por su parte, rechazaron hacer ninguna valoración al respecto tras ser preguntados por este diario.

El texto, recalcan desde el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, se basa en dos premisas fundamentales: la igualdad como camino que se inició y que se debe continuar con un nuevo impulso, y la necesidad de que el feminismo sea transversal, sin exclusiones. Por ello, consideran desde la concejalía que dirige José Aniorte (Cs) que es un «éxito» que la proposición salga adelante por una amplia mayoría «en tiempos de confrontación y sectarismo».

En el texto de la proposición, que adelantó Efe y al que tuvo acceso ABC, recalcan que el 8-M «debe ser un día para la unidad». Se apoyan en la figura de Concepción Arenal, de la que ahora se celebra el bicentenario de su nacimiento, para destacar que fue una de las «precursoras del feminismo español, siendo una mujer de profundas creencias cristianas y defensora de los más vulnerables». «No debería servir para separar sino para unir, y todo lo que se haga en su nombre debería llevar la marca del acuerdo. Puede que el consenso no siempre sea el camino más fácil, pero es el que nos llevará a alcanzar el objetivo como sociedad», contiene la propuesta que rubrican los cuatro portavoces municipales: Begoña Villacís (Cs), Andrea Levy (PP), Marta Higueras (Más Madrid) y Pepu Hernández (PSOE).

Un día «para la unidad»

Con esta proposición que el 25 de febrero se llevará a pleno, los cuatro grupos pretenden que el Ayuntamiento de Madrid se sume a las «justas reivindicaciones del 8 de marzo y reitere su compromiso con la igualdad». En concreto, exponen cinco puntos entre los que se encuentra la «implementación de las 21 medidas aprobadas el pasado noviembre para erradicar la violencia machista en la ciudad»; «condenar expresamente todos los asesinatos de mujeres que se produzcan en Madrid»; «condenar públicamente las muestras de odio hacia las mujeres y el negacionismo de la violencia de género»; «apoyar a las organizaciones que trabajen apoyando a mujeres y defiendan sus derechos»; y «trabajar en la erradicación de actitudes que reproducen y perpetúan la desigualdad».

En reiteradas ocasiones el grupo municipal que lidera Ortega Smith se ha desmarcado en los actos relacionados con la violencia de género. En septiembre, tras el asesinato de una mujer en Tetuán, durante el minuto de silencio en Cibeles, los ediles de Vox aparecieron con una pancarta con el lema «la violencia no tiene género», lo que provocó la reprimenda del alcalde José Luis Martínez-Almeida.

El 25-N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la fractura se hizo mayor. El discurso de Ortega Smith aquel día provocó que una víctima que quedó en silla de ruedas estallase y le reclamara que «respeto a las muertas y a las mujeres víctimas de la violencia de género». Días más tarde tampoco se logró un pacto de ciudad para llevar a cabo 21 medidas para luchar contra esta lacra. En aquella ocasión, los de Vox se abstuvieron.