España

Vox logra abrir una trinchera contra el nacionalismo en el País Vasco

Vox logra abrir una trinchera contra el nacionalismo en el País Vasco

En una de las jornadas electorales más dulces para el independentismo en el País Vasco y Galicia, Vox consigue abrir una trinchera simbólica en Euskadi para combatirlo políticamente de una manera frontal. El partido de Santiago Abascal logra un escaño por Álava que deja un sabor a éxito y que también sirve para amortiguar el pinchazo de no haber podido entrar en el Parlamento gallego, donde idílicamente se soñaba con ser la llave de la mayoría de Feijóo.

Si en Galicia estaba la cabeza de Vox, por las mayores posibilidades de rentabilizar un escaño en los pactos postelectorales, en el País Vasco estaba sin duda el corazón, por ser la tierra natal de Santiago Abascal y por ser el epicentro de toda una vida política en el PP bajo la amenaza y el acoso de ETA, que sufrieron tanto él como toda su familia en años muy duros de violencia terrorista.

Es por ello que para el presidente de Vox este escaño en el País Vasco suponga una victoria moral y sentimental de primer orden. «Una noticia histórica, una especial ilusión y un particular orgullo», especificó el líder de Vox, pletórico en rueda de prensa por ese resultado. Además, el Parlamento Vasco implica sobre todo para Vox un lugar estratégico como altavoz para desplegar el discurso más beligerante contra el nacionalismo y el independentismo vasco.

«Es una heroicidad», celebró Ignacio Garriga, jefe de la campaña de Vox en el 12-J, después de condiciones de «extraordinaria dificultad» por los episodios de violencia que ha vivido la formación durante estas elecciones por el acoso de la izquierda abertzale en todos su actos. «Se abre una nueva época para los vascos, se terminó el silencio frente al nacionalismo y los herederos de ETA», proclamó.

Vox logra en su tercer intento derribar el muro en el que se había convertido el País Vasco para el partido, donde una y otra vez se había estrellado en las elecciones generales a pesar dispararse en votos en el resto del país. Incluso cuando en noviembre se alzó como la tercera fuerza política del Congreso. Cierto es que las facilidades que da la provincia de Álava en unas elecciones autonómicas le ha permitido sacar un escaño con sólo 5.000 votos.

La otra cara de la moneda está en Galicia, donde Vox echó el resto durante la campaña electoral pero donde sigue encontrando en la figura de Feijóo su principal freno para irrumpir. El partido se dejó cerca de 40.000 votos respecto a sus resultados en las elecciones generales de noviembre, lo que deja en evidencia lo que ya advertían las encuestas preelectorales como el CIS: que los votantes de Vox eligen mayoritariamente a Feijóo en Galicia y que mientras continúe el líder popular el voto del centroderecha no se atomiza en tres, como ha pasado en el resto de España con el PP, Ciudadanos y Vox

La cúpula de Vox valora por todo lo alto el resultado en el País Vasco. «Es otro salto, al nivel de lo que fue Andalucía», celebraron fuentes de la dirección, comparándolo con los comicios que supusieron su irrupción en el panorama nacional y recalcando la relevancia que para ellos tiene abrir una trinchera contra el nacionalismo. Además, apostillaron que el resultado «sienta las bases para Cataluña», de cara a las elecciones autonómicas que apuntan al otoño y donde la formación eleva a la máxima relevancia.

El resultado en el País Vasco convierte a Amaia Martínez en la primera diputada vasca de Vox, pero también en el primer cargo electo del partido en Euskadi. Ya que hasta ahora ni siquiera había logrado un solo concejal. La casualidad ha querido que precisamente su escaño por Álava sea el que también ocupó entre 2004 y 2009 Santiago Abascal, cuando militaba en el PP.

«Sé de muchos a los que vamos a molestar», subrayaba Martínez en conversación con EL MUNDO hace unos días. Nacida en Vitoria en 1968, casada y con una hija, está muy unida a Abascal, de quien es amiga desde «aquellos años jóvenes» y por quien se metió en Vox. «Sería un orgullo sacar el escaño por él», afirmaba, «y que así haya podido poner un pie en su patria chica». Sin experiencia política, esta dependienta de una tienda familiar será ahora diputada y promete ser el «dique de contención» para decir «hasta aquí» al nacionalismo. «No tengo miedo», advierte.

  • Noticias
  • Traductor
  • Programacion
  • Calendario
  • Horoscopo
  • Clasificacion
  • Calendario liga
  • Peliculas
  • Temas
  • Elecciones gallegas 2020
  • Elecciones vascas 2020
  • Alavés - Getafe
  • Villarreal - Real Sociedad
  • Almería - Rayo Vallecano
  • Sporting de Gijón - Málaga
  • Granada - Real Madrid, en directo