España

Vicky Martín Berrocal: «En la cocina y en la moda tiene que haber mucha verdad»

Vicky Martín Berrocal: «En la cocina y en la moda tiene que haber mucha verdad»

La diseñadora se enfrenta a uno de sus mayores retos en la final del exitoso talent de TVE

Cambiar la aguja y el hilo por los fogones no es fácil. Y sino que se lo cuenten a Vicky Martín Berrocal, una de las cuatro finalistas que puede convertirse esta noche (La 1, 22.10h) en la nueva Masterchef Celebrity España. La diseñadora sevillana nos recibe en su nueva tienda de Valencia -la tercera de su marca «Victoria»- donde presenta una colección cápsula de diez vestidos de novia diseñados por Roberto Diz, un compañero de profesión por el que destila «admiración absoluta».

Un conjunto de creaciones pensado para «una novia muy natural, muy ligera, que huye del disfraz, que busca la elegancia en lo sencillo y no se adorna en exceso», cuenta el propio Diz. Ambos buscan trasmitir la alta costura al gran público, algo para lo que están muy compenetrados. «Tenemos una conexión estupenda porque barajamos ideas similares», explica el diseñador, también sevillano. De hecho, ya están preparando una nueva colección juntos, aunque ninguno de los dos se atreve, de momento, con la moda masculina.

Vicky, estás en la final de Masterchef. No puedes revelar quién vencerá pero, en caso de que el programa no se hubiera grabado ya, ¿por quién apostarías?

Guiándome por el corazón, está Boris, un íntimo amigo mío del que he aprendido tanto. Es un peso pesado, pero también pienso que ha tenido una segunda oportunidad en el programa (concursó en la anterior edición). Así que, si tuviese que ser muy sincera, a mí me encantaría que la ganadora fuese una mujer. Y hay dos mujeres en esa final…

Precisamente unas supuestas filtraciones señalaban a Tamara Falcó como la vencedora de esta edición. ¿Cómo lo habéis vivido?

La verdad se va a saber esta noche. Si has vivido Masterchef, no te sale decirlo. Hay un contrato de confidencialidad y juegas con el trabajo de mucha gente. A mí me lo han preguntado hasta en el AVE medio dormida (Risas). No es una cosa que nos haya afectado. Tenemos un chat de concursantes y otro de finalistas. Ver un programa es una locura. Todo lo que ha ocurrido en esas cocinas se ha quedado allí: los nervios, la pasión, la locura, los enfados, los tira y afloja entre concursantes… Todo el mundo se lleva divinamente. Esas doce semanas fueron tremendas, agotadoras, pero ha sido una experiencia inolvidable.

«Ana Obregón estuvo un día y medio en el programa. Para hablar de Masterchef tienes que vivir más que eso»

¿Mantienes la relación con la hija de Isabel Preysler?

Amo a Tamara. Para mí ha sido la gran sorpresa de este programa. Me he apoyado mucho en ella, ha sido muy amiga. Es una mujer con un sentido del humor increíble, generosa, pura, sutil, exquisita... Llegar a la final con ella, con Boris y con Félix es la leche.

¿Qué opinas de las declaraciones de Ana Obregón en las que denunciaba que en el programa habían sido crueles y se habían ensañado con ella?

No opino nada porque Ana ha estado un día y medio en Masterchef. Estuvo un primer programa, se fue. Volvió en la repesca y se marchó. Yo creo que para hablar de Masterchef tienes que vivir más que eso. El equipo es brutal y nos han cuidado mucho. Eso sí, cada uno vive el concurso desde su piel. Yo hablo de lo que he vivido.

¿Qué has aprendido de esta experiencia entre fogones que puedas llevarte a tu labor como diseñadora?

La cocina está muy unida a la moda. Al final estamos hablando de que te enfrentas a un plato vacío, al igual que cuando tengo que crear un vestido me pongo frente a un papel en blanco. Los ingredientes y los tejidos tienen que ser de calidad. Y, además, se necesita creatividad, sensibilidad, gusto, paciencia… Todo suma. En un plato tiene que haber verdad, tiene que haber pasión. Por eso se asemeja a la costura. Por último, el emplatado es el momento en el que tienes el muestrario hecho y lo enseñas a los jueces o lanzas a un desfile de pasarela.