España

Viaje por la España de los siglos XVIII y XIX a través de sus ropajes

Viaje por la España de los siglos XVIII y XIX a través de sus ropajes

El Museo del Traje de Madrid revela una colección de moda de la cultura popular

El Museo del Traje muestra, durante estos días estivales, uno de sus mayores tesoros: la gran colección de trajes y complementos de moda relativos a la cultura popular española. Lo hace a través de la exposición temporal «Iconos de indumentaria tradicional», con piezas que recorren las costumbres y los ropajes de los siglos XVIII y XIX.

Un verdadero viaje por un compendio de vestuario, agrupado antes de 1925, con motivo de la inauguración de la Exposición del Traje Regional e Histórico. Una cita que marcó todo un hito en la vida cultural española y que supuso el origen del actual del Museo del Traje.

La muestra, comisariada por Concha Herranz y con la coordinación de Ana Muñoz, permite al visitante conocer la evolución de la moda desde hace más de dos siglos a través de los atuendos más característicos de las diversas culturas que poblaban –y que, en algunos casos, aún perviven– nuestro país.

Del oficio, al ritual

Los numerosos y dispares trajes expuestos varían en función de su cometido, ya que algunos son de oficio, otros de diario, o para rituales, entre muchos otros. Mención especial merecen aquellos que se lucían en los días festivos. Todos ellos se encuentran agrupados en torno a cinco secciones.

La primera es «Evoluciones», lentas y fundamentalmente formales. Le siguen las «Fiestas rituales», asociadas al calendario festivo. Una tercera trata sobre los iconos del oficio, trajes específicos adaptados a su profesión. La cuarta sección es «Pervivencias e identidades», en la que conviven diversas siluetas, prendas de diferente influencia histórica, tejeduría artesanal con industrial, confección manual con mecánica o tintes naturales con químicos. La última gira en torno a la «Exaltación de la riqueza» en los trajes galanos, asociados a al ciclo vital, que se manifiesta a través del poderío de los materiales, la decoración, o de la acumulación joyas.