España

Vanesa Martín: «También soy feliz fuera del escenario»

Vanesa Martín: «También soy feliz fuera del escenario»

La cantante malagueña actúa este miércoles en el Teatro Real en un concierto que agotó entradas en cuestión de horas

El año 2019 fue redondo para Vanesa Martín. Ganó un Premio Ondas, el Premio Mejor Artista Femenina en los Premios de la Música Odeón, un Premio 40 y otro Premio Dial y el disco y la gira de «Todas las mujeres que habitan en mí» arrasaron en las listas de ventas y taquillas. Y para seguir la racha, este 2020 lo ha comenzado triunfando dentro y fuera de nuestras fronteras. Con entradas agotadas en tiempo récord, hace unos días se convirtió en la primera cantante pop española en pisar las tablas del mítico Teatro Colón de Buenos Aires, deleitando a las más de 3.000 personas congregadas en la capital argentina. Y ahora, la coach de La Voz Kids se enfrentará a otros tres escenarios de postín para cerrar su gira: el del Teatro Real en Madrid, el de La Maestranza de Sevilla y del Cervantes de su tierra natal, Málaga.

Las entradas para el Teatro Real, un lugar «emblemático, mítico», que pisará por segunda vez, se agotaron en cuestión de horas. Y es que la gira que Vanesa Martín cierra en Málaga ha sido, sin ninguna duda, la más exitosa de su carrera. Pero además de estupendas cifras ha dejado hitos como su primer concierto en Escocia, «que ha sido como empezar de nuevo, porque canté en una sala de quinientas personas», y también anécdotas preciosas. El pasado agosto, su concierto en la Feria de Linares quedó suspendido porque la lluvia y una tormenta eléctrica pusieron en peligro la seguridad del espectáculo.

Justo antes de anunciar la cancelación, Vanesa vio en el público a una madre y a su hija de ocho años portando una pancarta que decía: «Mi mami y yo tenemos hábito de ti. Pídenos lo que tú quieres». Así que decidió tener un detalle con ellas y al día siguiente las localizó a través de las redes sociales y les escribió un mensaje privado para invitar a toda la familia a su siguiente concierto, en Sevilla. «Me encantó que vinieran, y sobre todo me encantó la carita de la niña al verme. No paraba de repetir que no se lo creía, que no se lo creía».

De gira con la familia

Cuando termine estos tres últimos conciertos, Vanesa se dará por fin el merecidísimo descanso después de un año y medio de gira prácticamente ininterrumpida. «A partir del 30 de marzo me pego un descansito de dos meses por lo menos», nos cuenta. «Hay que echar de menos el oficio también, pero tengo la suerte de que me encanta mi vida fuera del escenario. Tengo a mi perro, a mi familia… Tengo la suerte de que mis hermanos vienen conmigo en la gira, uno como percusionesta y otro en la producción de los espectáculo. Pero sí que necesito un tiempito de desconexión».

El parón será también televisivo, después de la ajetreada experiencia de La Voz Kids. «Suerte que con los niños hay limitaciones de horas de trabajo, no como con los adultos», ríe la cantante. «Pero la verdad es que viéndolos, relativizas todo de una manera diferente. Cuando lloran al perder, no lo hacen porque se les trunque la oportunidad de su vida, sino porque dejan de tener la oportunidad de pasárselo bien en el programa. Eso ha sido una lección para mí: nada es tan importante en la vida como divertirse. Con ellos todo es como muy blanco, te devuelven la inocencia. He aprendido mucho», declara Martín.

Pero no tardará mucho en volver al candelero discográfico: «¿Sabes qué me pasa? Que conforme voy viviendo, voy componiendo. Me están pasando cosas muy bonitas, muy especiales, y muy intensas. Y yo, como buena intensa que soy, canalizo todo a través de la composición. Ya estoy haciendo canciones», concluye.