España

Valencia inicia un rastreo pionero de las alcantarillas para localizar casos de contagios asintomáticos

Valencia inicia un rastreo pionero de las alcantarillas para localizar casos de contagios asintomáticos

Las alcantarillas pueden dibujar un mapa exacto de los barrios donde más casos de infección por Covid-19 hay en una ciudad e incluso en qué grado ha afectado a la población de esos lugares. Y es capaz de hacerlo hasta 15 días antes de que la enfermedad dé la cara y muestre los primeros síntomas. Los estudios sobre la información que pueden contener el rastro genético del coronavirus muestran que es eficaz para detección precoz de la pandemia y que serán una herramienta muy útil en la desescalada. Valencia será la primera ciudad que se someta a este testeo de manera continua durante los próximos meses gracias al acuerdo firmado entre la Generalitat valenciana, el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la empresa valenciana especializada en la gestión integral del agua Global Omnium, que da cobertura a 5,5 millones de personas en más de 300 ciudades españolas.

Hasta finales de 2020, varios puntos de la ciudad y la depuradora a la que se vierten los ramales de alcantarillado serán sometidos a tres análisis a la semana en busca de los restos del ARN del coronavirus, para saber en qué cantidad se manifiestan y cuál es la evolución. La tarea la hará de manera altruista el laboratorio de Global Omnium, Gamaser, que lleva tres años colaborando con investigadores del CSIC en la detección de virus infecciosos como el de la hepatitis en el agua tanto residual como regenerada, por lo que tiene entrenada la herramienta, bautizada como 'SARS-GOAnalytcs', y dispone de un Sistema de Alerta Temprana que permite conocer los datos al instante.

Los ensayos hechos hasta el momento han permitido, con una muestra tomada en la entrada de la depuradora, determinar cuál era el ramal de la ciudad de Valencia con más unidades genómicas del virus, aunque no esté activo y haya perdido su capacidad de contagio. "Detectamos 250.000 unidades y pudimos acotar que en cuatro barrios no había carga, que en otros tres oscilaba entre las 20.000 y las 30.000 y que en el octavo se disparaba a 200.000, porque era el entorno de un hospital", detalla Eugenio Calabuig, presidente de Global Omnium, a EL MUNDO.

El presidente de Global Omnium, Eugenio Calabuig, y la investigadora del CSIC, Gloria Sánchez, en videoconferencia con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.
El presidente de Global Omnium, Eugenio Calabuig, y la investigadora del CSIC, Gloria Sánchez, en videoconferencia con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.E.M.

Otro detalle que arroja el estudio es cuándo comenzó a circular el virus por los desagües. "En las muestras que teníamos de un punto concreto tomadas en enero, el resultado es cero; el 11 de marzo, tres días antes del confinamiento, ya eran 700.000 unidades genómicas. Y el 26 de marzo se detectaron en ese mismo lugar 3,5 millones de unidades", detalla.

Este método, calificado de "pionero" por el Ministro de Ciencia, Pedro Duque, arrancará en Valencia pero la intención es extenderlo a otras grandes ciudades "porque nos permitiría poder determinar qué poblaciones tienen menor incidencia del virus incluso antes de que se produzca un brote y sería un dato diario preciso para comprobar cómo funciona la desescalada", explica el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en la firma del convenio de colaboración.

"No puede sustituir las pruebas diagnósticas, pero ayudará a hacer un seguimiento poblacional de cómo circula el coronavirus por las ciudades. Porque hay estudios que muestran que los infectados expulsan fragmentos de virus en las heces hasta 42 días después de la infección", explica Gloria Sánchez, del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA-CSIC) y científica titular del CSIC.

Global Omnium asegura que tiene capacidad en estos momentos para aplicar esta herramienta, que tendrá "coste cero" para Valencia, en 50 ciudades más y en dos semanas tienen previsto llegar hasta 300. Pero su utilidad no se limita a lo público. "También podríamos decirle a un hotel cada día si ha hospedado a personas que ya tuvieran el virus pese a ser asintomáticos, lo que podría ayudarle en la aplicación de sus protocolos", añade Calabuig.