España

Una Semana Santa confinada en casa

Una Semana Santa confinada en casa

Las hermandades madrileñas viven estos días su fe en la intimidad de sus hogares con actos litúrgicos en las redes

No resuenan en Madrid los tambores ni las cornetas. Nadie arranca a desgarrarse la voz para brindar una saeta a su Cristo. Tampoco se escucha la arenga del capataz a los suyos bajo la parihuela. No arrastran los pasos los costaleros ni el viento lleva el olor a incienso como presagio de que, al torcer la esquina, aparecerán Él o su Madre para reencontrarse con su pueblo. Ni siquiera se mira con recelo el cielo que amenaza lluvia. Pero quienes viven en la fe estos días de Pasión saben que el fervor también se siente desde el confinamiento. Y que el dolor que puedan sufrir estos días las hermandades y cofradías madrileñas no es por no poder salir a las calles, sino por todos aquellos que luchan incansables contra el coronavirus (Covid-19) y sus familias. Con una vela que nunca se apagará por todas las almas que se ha llevado –de todas sin excepción, subrayan las hermandades madrileñas con las que ha podido hablar ABC– y con sus oraciones; con el recuerdo de sus estaciones de penitencia; y con el deseo de que el año que viene todos sus titulares puedan estar celebrándola, la Semana Santa madrileña vibra fuerte aunque esté, también, confinada.

Ese «vacío» se suple con grandes dosis de solidaridad e imaginación como las que han demostrado la mayoría de hermandades. Las redes sociales, que muchas utilizan otros años para informar en la distancia a aquellos que no puedan asistir a sus procesiones, sirven estos días de consuelo para revivir momentos felices del pasado o para compartir una llamada a la oración. Rezos de quienes llenan cada año las calles, si el tiempo lo permite: La Borriquita; Los Estudiantes; Los Alabarderos; Los Gitanos; Las Tres Caídas; Jesús el Pobre y María Santísima del Dulce Nombre; El Gran Poder y La Macarena; El Cautivo; Medinaceli –el Señor de Madrid, que hoy debería recorrer el centro–; María Santísima de los Siete Dolores; El Santo Entierro; La Dolorosa; y La Soledad, que cerraría mañana el Sábado Santo.

De los actos del Triduo Pascual que estos días se están celebrando en «streaming» –a través del canal de YouTube de la Archidiócesis de Madrid– hoy se podrá seguir, desde las 17 horas, la celebración de la Pasión y Muerte del Señor. La Vigilia Pascual se desarrollará mañana, también en «streaming», a partir de las 20 horas. «Por las restricciones sanitarias, este año no incluirá la celebración de los sacramentos de iniciación», explican. Las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa terminarán en la Catedral de La Almudena el Domingo de Resurrección con una solemne Eucaristía a mediodía. Al finalizar la Misa, que será retransmitida por Telemadrid, el cardenal Osoro impartirá la bendición papal.

Otra de las iniciativas para conocer el patrimonio religioso de la región es la que ofrece la Comunidad de Madrid a través de su canal de YouTube. Se pueden visitar así el Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias, en Pelayos de la Presa; la Iglesia Parroquial de San Pedro Mártir, en Fuente el Saz de Jarama; la de Nuestra Señora de la Estrella, en Navalagamella; Nuestra Señora de la Asunción, en Algete; y el templo de Santa María La Blanca, en el madrileño barrio de Canillejas.