España

Un tirón a una anciana le cuesta la vida dos días después

Un tirón a una anciana le cuesta la vida dos días después

El juez dicta prisión sin fianza para el ladrón y le reprocha que además cuidara a personas mayores

Le robó el bolso a una anciana de 90 años que acababa de salir de un banco en Pamplona. La mujer cayó al suelo a consecuencia del tirón y se golpeó en la cabeza. Sufrió un traumatismo craneoencefálico grave con fractura y hemorragias y murió a los dos días en el hospital. Los hechos ocurrieron el 26 de noviembre en la calle San Cristóbal de Pamplona y ayer el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona, en funciones de guardia, decretó el ingreso en prisión sin fianza del supuesto autor del robo: O. H. O, de 52 años. Le imputa un delito de robo con violencia, castigado con pena de dos a cinco años de prisión, y un delito de homicidio por dolo eventual, penado con entre diez y quince años, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

El juez explica en su auto la evidente desproporción entre la corpulencia, peso y envergadura del detenido y la víctima, de 90 años, que puede apreciarse perfectamente en las imágenes de las cámaras de las entidades financieras que visitó la mujer antes de los hechos. «Cualquier persona puede representarse no solo como posible, sino como altamente probable que un fuerte tirón del bolso que portaba en bandolera la mujer podría provocar la caída de ésta y que dicha caída sobre una superficie dura como una acera podría provocar unas graves lesiones en una nonagenaria», señala el magistrado. Y añade que es notorio que un golpe en la cabeza en una mujer de edad avanzada puede causar lesiones tan graves que le provoquen la muerte.

Si esa circunstancia, concluye el magistrado, puede preverla cualquier persona adulta, con mayor motivo podría suponerlo el investigado, que como él mismo ha declarado, y ha corroborado su expareja, se ha dedicado habitualmente a cuidar de personas mayores. En su auto menciona los indicios «contundentes», entre ellos dos testigos, las ropas halladas en la casa y 250 euros en cinco billetes de 50 y otros 200 € en cuatro billetes escondidos en una habitación.