España

Un infiltrado sonsacó información al asesino de Manuela Chavero durante medio año

Un infiltrado sonsacó información al asesino de Manuela Chavero durante medio año

Delgado le contó que cometió el error de guardar un móvil de la fecha del crimen. La UCO se llevó varios dispositivos y una sabána en el último registro. Es testigo protegido en la causa en una pieza declarada secreta

«Cometí el error de guardar el móvil que utilizaba en esa época en la casa». Más o menos esas fueron las palabras de Eugenio Delgado a quien creía su amigo, una de las últimas confidencias que le hizo tomando unas copas. Pero en realidad su interlocutor, que llevaba meses ganándose su confianza, era un infiltrado, alguien dispuesto a escuchar y a obtener información para esclarecer la desaparición de Manuela Chavero, ocurrida en Monesterio (Badajoz) en julio de 2016.

El confidente, identificado en la causa con el alias «Blanco», es ahora testigo protegido y su intervención fue clave para detener a Delgado el pasado 17 de septiembre. Antes de hablarle del teléfono ya le había contado la misma versión que