España

Un hombre se enfrenta a 31 años de cárcel por matar a su pareja en Usera: «La he apuñalado»

Un hombre se enfrenta a 31 años de cárcel por matar a su pareja en Usera: «La he apuñalado»

«He discutido con ella, la he matado, la he apuñalado», ha recordado este martes en la Audiencia de Madrid uno de los agentes al que se dirigió Said K. para comunicarle que había acabado con la vida de Eliana O.G., de 27 años

Una pareja de policías nacionales ha declarado que el 12 de mayo de 2017 el acusado de asesinar esa tarde a su mujer se presentó «bastante tranquilo» en la comisaría de Usera tras dejar fuera en un coche a los dos hijos de la pareja para comunicar que habían discutido y la había apuñalado hasta la muerte.

«He discutido con ella, la he matado, la he apuñalado», ha recordado este martes en la Audiencia de Madrid uno de los agentes al que se dirigió Said K. para comunicarle que había acabado con la vida de Eliana O.G., de 27 años, en el piso de una conocida, unos hechos por los que la Fiscalía pide 31 años de prisión.

El acusado, a quien el Ministerio Público imputa los delitos de asesinato, maltrato habitual, amenazas y hostigamiento, mantuvo en la entrada de la comisaría una actitud «bastante normal para haber hecho algo así», ha señalado otro agente que salió al paso de Said para advertirle de que había aparcado en una zona restringida.

Sendos testimonios contradicen la versión que el acusado aportó el día de su declaración, cuando manifestó haber acudido a la vivienda después de estar con sus hijos en un parque próximo y, al entreabrir la puerta, observar un bulto en el suelo, momento en el que fue a denunciarlo a dependencias policiales.

Said reconoció que se le había ido la cabeza, lo cachearon sin llegar a encontrarle nada y les comunicó la dirección de la vivienda. En el vehículo propiedad de la víctima en el que permanecieron los niños había, en palabras de un policía, «mucha ropa, como si se fueran de viaje».

Efectivos de vigilancia de un coche patrulla en la zona se trasladaron previo aviso al domicilio, cuya puerta tuvieron que abrir a la fuerza, con patadas y empujones, ya que con la llave que portaba el acusado les resultó imposible abrirla.

Boca arriba y cubierta con una sábana

Los agentes encontraron a la víctima en la cocina tendida boca arriba y cubierta con una sábana, además de manchas de sangre en el cuerpo, en paredes y electrodomésticos.

Un jefe del departamento policial de Homicidios que acudió al piso para la inspección ocular ha expuesto que llegó a ver hasta cuatro de las siete puñaladas asestadas a la víctima en la espalda, el pecho y un costado.

Ha contado que el hijo mayor de la pajera, entonces de 8 años, le dijo haber escuchado desde una habitación la disputa a gritos entre sus padres después de que Said le arrebatara el móvil a la madre.

Según el mismo agente, en uno de los teléfonos intervenidos en la vivienda había conversaciones con mensajes amenazantes hacia la mujer, que había iniciado los trámites para el divorcio desde que se marchara de la casa familiar en el mes de febrero.

Cuestionado por el abogado defensor acerca de si abrieron una línea de investigación sobre la muerte de Eliana alternativa a la de Said, este responsable ha considerado que «era evidente» por su confesión que el autor del crimen era el hombre de la sala, una cuestión clave para el acusado, que sostuvo que su mujer era acosada por alguien en aquella época.

Dos meses antes de los hechos, Eliana denunció «nerviosa, medio llorando, pero muy enérgica y decidida» ante la Policía Municipal en una parada de autobús que su marido, allí presente, le había vuelto a decir una vez más que la iba a matar, ha señalado en calidad de testigo uno de los agentes que la vio con vida.