España

Un hombre muere y una mujer resulta herida en el incendio de unas chabolas en Huelva

Un hombre muere y una mujer resulta herida en el incendio de unas chabolas en Huelva

Las llamas han vuelto a hacer acto de presencia en la madrugada de este sábado en un asentamiento chabolista de la provincia de Huelva, con un resultado trágico en esta ocasión. Una persona ha perdido la vida y otra ha resultado herida en el incendio registrado en el conjunto de infraviviendas que se levanta junto al polígono industrial San Jorge, en término municipal de Palos de la Frontera, uno de los municipios freseros por excelencia y en el que este tipo de asentamientos es frecuente.

De hecho, no es el primer incendio que registra este asentamiento. El último fue hace apenas un par de meses, a principios de octubre. Entonces, pese a que medio centenar de chabolas fueron arrasadas, se pudo decir eso de "no hay que lamentar daños personales". No así en esta ocasión.

La víctima mortal, según ha confirmado Cruz Roja, es un joven marroquí que apenas pasaba los 20 años. Las llamas, que se iniciaron alrededor de la una de la madrugada, le pillaron en su chabola y los servicios de emergencias trasladados hasta el lugar no pudieron hacer nada por salvar su vida, tal y como han confirmado este sábado fuentes de Emergencias 112 Andalucía. Además, una mujer adulta ha tenido que ser trasladada al hospital también a causa del incendio, mientras que otras dos personas se han visto afectadas por heridas leves.

En la zona desde primera hora se encuentran, como siempre, organizaciones humanitarias como Cruz Roja o Cáritas, que se encargan de atender a los afectados en los primeros momentos de emergencia, garantizando que cuenten con lo más básico y reubicándolos en caso de que su infravivienda haya ardido y no tengan con quién quedarse.

En el caso de este sábado, cuando una veintena de chabolas se han visto afectadas, las personas que residían en las mismas pasarán las noche en otras chabolas con compañeros a los que las llamas no han alcanzado y pronto se pondrán manos a la obra para volver a levantar las que han quedado calcinadas y tener de este modo 'casa' nueva.

"Ese es el problema, que no tienen alternativa y por más tragedias que sucedan vuelven a levantarlas", señalan desde las organizaciones humanitarias que trabajan codo con codo con los habitantes de estos asentamientos, que en los últimos tiempos han comenzado a levantar la voz para reclamar una alternativa habitacional digna, aunque por el momento, y como demuestran sucesos como el de este sábado, sin éxito.

El caso más paradigmático se ha vivido recientemente en Lepe, donde se ubicaba el asentamiento chabolista más grande de la provincia que, tras dos incendios seguidos en apenas 24 horas, fue desmantelado y vallado por el Ayuntamiento de la localidad para evitar que volviese a levantarse. Algunos de sus habitantes fueron reubicados, pero otros denunciaron haberse quedado en la calle, sin alternativa. Al menos otra que no fuese acudir al asentamiento más cercano a levantar su chabola allí.

El propio colectivo de trabajadores migrantes ha empezado a organizarse y ha protagonizado varias manifestaciones desde entonces. Manifestaciones ante las que los ayuntamientos exigen la implicación del resto de administraciones para hacer frente a esta problemática -a saber, gente que trabaja en nuestros campos, sin las cuales las campañas no saldrían adelante, pero a las que no se alquila y que no tienen acceso a unas condiciones de vida digna-, al tiempo que desde las organizaciones reclaman igualmente la implicación del tejido empresarial.

Todos reclaman una solución que coinciden es "compleja", y que entre que llega y no se sigue dejando víctimas por el camino.