España

Roger Torrent acusa al Estado de espiarle con una app israelí

Roger Torrent acusa al Estado de espiarle con una app israelí

Unidas Podemos se suma a ERC, PNV y Bildu y exigen que se investigue el caso

El presidente del Parlament, el republicano Roger Torrent, acusó ayer al Gobierno de estar detrás de una operación de espionaje político que implicó el «hackeo» de su móvil en 2019. El presidente de la cámara autonómica dio así validez a una información periodística difundida este martes por «The Guardian» y «El País» según la cual su teléfono había sido pinchado con una aplicación de origen israelí en 2019. Para Esquerra, no cabe duda de que detrás de esta acción están las denominadas «cloacas del Estado», que habrían conseguido grabar conversaciones, revisar el historial de búsqueda y el registro de llamadas de Torrent aprovechando una caída en los sistemas de seguridad de Whatsapp.

«Sabíamos de la existencia de prácticas ilegales llevadas a cabo contra el independentismo, pero hoy disponemos de pruebas fehacientes que lo demuestran. Es impropio de una democracia que los aparatos del Estado espíen de forma ilegal a los adversarios políticos», afirmó ayer Torrent en una declaración institucional organizada de urgencia en el Parlament. Según el dirigente de ERC, estas informaciones ponen a España a la altura de países como Marruecos o Arabia Saudí.

Así las cosas, Torrent acusó al Estado de espiar a la «disidencia política» con «escuchas prospectivas» dirigidas a criminalizar al movimiento soberanista. Por ello, prometió llevar a cabo «todas las acciones políticas y legales que sean necesarias» para depurar responsabilidades y exhortó al Ejecutivo de Pedro Sánchez a sumarse a esa cruzada contra lo que denominó «causa general» contra el independentismo.

La acusación de Torrent contra el Estado encontró la complicidad de Unidas Podemos en el Congreso. Allí, los de Pablo Iglesias se sumaron a un manifiesto impulsado por formaciones como Junts per Catalunya, el PNV, EH-Bildu, Más País y la CUP denunciando el espionaje a Torrent y al independentismo. «Una vez más las cloacas del Estado actúan contra la disidencia política con herramientas opacas y antidemocráticas que vulneran derechos fundamentales, no es la primera vez que se recurre a la guerra sucia para perseguir a adversarios políticos», apuntaba el manifiesto leído, entre otros, por el presidente del grupo parlamentario morado, Jaume Asens.

Espionaje catalán

Las palabras de Torrent señalándose como víctima de una operación de espionaje motivaron al PP catalán a recordar que la Generalitat también usó una aplicación similar para seguir los movimientos de políticos y mossos contrarios al «procés». Según explicó a ABC el portavoz Santi Rodríguez, en 2013 el Govern reconoció haber estudiado el uso del programa «Cerberus», también israelí. Preguntado por el orígen de este caso de supuesto espionaje, el diputado no descartó que, de ser real, tuviera su germen en el propio ejecutivo autonómico y no en las entrañas del Estado. «El orígen de la trama igual está más cerca de Torrent de lo que ERC piensa», aseveró.