España

Rodrigo Lanza será condenado a un máximo de 12 años por homicidio imprudente

Rodrigo Lanza será condenado a un máximo de 12 años por homicidio imprudente

El jurado popular encargado de juzgar el llamado "crimen de los tirantes" con la bandera española ha declarado este viernes "culpable" a Rodrigo Lanza de la muerte de Víctor Laínez. Sin embargo, no han considerado probadas la mayoría de las tesis de la Fiscalía y de las acusaciones, que pedían una condena de 25 años por asesinato con el agravante de motivos ideológicos, y han dejado a Lanza a las puertas de una condena por homicidio imprudente. Tras escuchar el veredicto, la Fiscalía y las acusaciones han modificado su petición de condena a 12 años de cárcel.

Así, estiman en su veredicto que la "causa más probable" de lesión causó la muerte a Laínez fue "caer a plomo al suelo e impactar la región lateral derecha de su cráneo contra el suelo" y no como consecuencia directa del golpe que le dio Rodrigo Lanza. Además, no consideran que Lanza actuara guiado por "el ánimo de causar la muerte" de Víctor Laínez sin que su intención "sólo era lesionar a Victorino Laínez, habiéndose causado su muerte por la imprudencia de Rodrigo Andrés Lanza".

El jurado se ha decantado también porque durante el juicio no ha quedado demostrado que la víctima fuera atacada por la espalda y que no tuviera posibilidad alguna de defensa, lo que argumentaban las acusaciones para pedir alevosía y elevar la calificación del delito de homicidio a asesinato.

Igualmente, el jurado estima que no se ha demostrado que Laínez no llevara una navaja. Éste era uno de los argumento que esgrimía Rodrigo Lanza para alegar legítima defensa y pedir la absolución. Por el contrario, el tribunal del jurado considera probado que Lanza "se dio la vuelta observando cómo Víctor Laínez intentaba agredirle con una navaja o arma blanca similar".

Los nueve miembros del tribunal del jurado han descartado también que Lanza utilizara un objeto contundente para golpearlo y que se ensañara una vez que Laínez cayó desplomado al suelo.

Igualmente se pronuncian en contra de que Lanza actuara contra Laínez "por motivos ideológicos o políticos y discriminación por supuesta ideología".

En cuanto a los tirantes con la bandera de España, que Víctor Laínez llevaba esa noche y en los que las acusaciones sustentaban que se trababa de un crimen por motivos ideológicos, consideran que no ha quedado acreditado que Lanza supiera que Laínez solía llevar esos tirantes ni que hablara de ellos con él en la primera conversación que mantuvieron.

Estiman que fue Víctor Laínez quien le hizo una señal a Lanza para que se acercara a la barra y que cuando Lanza regresó con sus amigos tras les contó que lo había llamado "sudaca y que debía volverse a su país por ser extranjero". No consideran probado, sin embargo, que en esa misma conversación Lanza llamara a Laínez facha y fascista.

Tras escuchar el veredicto del jurado, la Fiscalía ha solicitado para Lanza una sentencia condenatoria por un delito de lesiones graves en concurso ideal con un homicidio con imprudencia grave. Añade como circunstancias agravantes la alevosía, el ensañamiento, los motivos ideológicos y la reincidencia por dejar tetrapléjico a un guardia urbano de Barcelona.

Por eso, el Ministerio Fiscal solicita para Lanza una pena de 12 años de prisión, inicialmente pedía 25 por asesinato, y el pago de 150.000 euros de indemnización. No obstante mantiene la acusación por asesinato de cara a recurrir, una vez se conozca la sentencia que dicte el juez la próxima semana.

Los abogados de la acusación particular se han adherido a la petición del ministerio público y elevan a 750.000 euros la indemnización.

La acusación popular ejercida por Vox también pide 12 años de cárcel y ha anunciado un recurso por un delito de asesinato.

La defensa considera que los hechos son un delito de lesiones penados de tres meses a tres años en concurso con un delito de homicidio imprudente de uno a cuatro años de cárcel.

Pide que se aplique el atenuante de arrebato y solicita un año de prisión y la inmediata puesta en libertad. A la espera de la sentencia que dictara la semana que viene, el juez mantiene a Lanza en la cárcel de Zuera (Zaragoza).

Los hechos se produjeron la madrugada del 8 de diciembre de 2017 en el bar Tocadiscos de Zaragoza. Víctor Laínez, que tenía 54 años, falleció en la UCI del hospital Clínico de Zaragoza cuatro días después.