España

Rajoy: «Me puse en la piel de 47 millones de españoles, y no hubo rescate»

Rajoy: «Me puse en la piel de 47 millones de españoles, y no hubo rescate»

«De no tomar las decisiones que se tomaron en 2012 (subida de impuestos, intervención de entidades financieras...), España habría quebrado»

-Dice usted en el libro que reconoce las críticas por la subida de impuestos y también por la gestión de Cataluña. ¿Es autocrítica?

-No exactamente. Antes de que se cumplieran seis meses de nuestra presencia en el gobierno, nos vimos obligados a subir los impuestos, a nacionalizar parte del sistema financiero y a llevar a cabo una gigantesca operación de deuda pública para atender las deudas de las autonomías y para pagar casi seis millones de facturas, por un importe de más de 30.000 millones de euros, que estaban en los cajones de las administraciones autonómicas y locales. Evidentemente, nadie hubiera pensado, ni siquiera yo, que la primera decisión iba a ser subir impuestos y nacionalizar bancos. Pero lo hicimos. Es verdad que luego bajamos los impuestos, privatizamos la casi totalidad del sector financiero que habíamos nacionalizado y empezamos el proceso de la reducción de deuda pública. Pero, ¿por qué lo hicimos? Porque si no hubiéramos tomado esas tres decisiones, España hubiera quebrado. No le quepa la menor duda. Y por tanto, como dijo Ortega y Gasset, «toda realidad ignorada prepara su venganza». Y creo que una de las principales obligaciones de un dirigente político es no ignorar la realidad y atender los intereses generales.

-Si no le importa, voy a insistir un poco en lo de los impuestos. Llegaron a decir de usted que era social demócrata, precisamente por una política fiscal que llegó a ser agobiante para la clase media.

-Pues mire, en este momento el impuesto de sociedades está en el 25 por ciento, algunos en el 20, y otros en el 15; son los tipos más bajos de la historia de España. Así los fijó un gobierno del PP. En cuanto al Impuesto de la Renta, tuvimos que subirlo en 2012, y lo bajamos posteriormente en dos ocasiones. Mi Gobierno hizo que todos aquellos que ganaran menos de 14.000 euros al año no declarasen. Y que el tipo medio del IRPF bajase entre 2011 y 2018, salvo para aquellas personas que ganan más de 150.000 euros al año.

-Cuenta usted en el libro que tuvo ciertas tensiones con la élite económica del país porque todos le pedían el rescate. Me contaba un directivo del banco Santander, cómo Emilio Botín, al salir de una reunión con Greenspan en Washington, le llamó para pedirle el rescate: «Nos lo sugieren en Estados Unidos…», y que le contestó: «No te preocupes, Emilio, haremos lo mejor para España». ¿Lo mejor para España fue aguantar?

-En 2012, había muchos empresarios, y muchas personas que nada tenían que ver con el mundo de la empresa, que eran partidarios de que España pidiera el rescate. Yo puedo entender a los empresarios, porque en aquel momento no podían financiarse, como tampoco podían las autonomías y muchos ayuntamientos. No era un problema de sus empresas, era un problema del país. Y por tanto, entiendo que eso les iba a permitir financiarse y continuar con su trabajo. Pero yo tenía que valorarlo todo, tenía que tener en cuenta el criterio de la mayoría, que quería que hubiera rescate. Claro que yo también había visto lo que había ocurrido en Grecia, Portugal o Irlanda. En aquellos países llegaron a bajarse hasta el 40 por ciento las pensiones. Me puse en la piel de los 47 millones de españoles, y no en la de 100.000. Por eso no hubo rescate y, sinceramente, creo que acertamos. Fueron momentos difíciles. Solo hubo una persona que me insistió en que sería un disparate pedir el rescate y fue Angela Merkel.

-¿Y el consejo de Angela Merkel fue lo definitivo?

-Lógicamente, porque me pareció que tenía razón, y yo pensaba lo mismo.