España

Quejas de los carteros ante la opción de votar sin salir de casa

Quejas de los carteros ante la opción de votar sin salir de casa

Alertan de que la medida, aprobada por la Junta Electoral, generará colapsos

El miedo al coronavirus lo altera todo, incluso un proceso tan reglado desde hace décadas como el de las votaciones electorales. El próximo 12 de julio los gallegos deben elegir presidente, pero el temor a que se produzcan más contagios o focos ha abierto nuevas vías de participación que alejan a los ciudadanos del siempre concurrido colegio electoral. Con el beneplácito de la Junta Central, los electores podrán pedir el voto por correo a Correos telemáticamente y ejercer su derecho sin salir de casa, una vez que reciban personalmente en su domicilio la documentación electoral. La medida, inédita hasta esta pandemia, busca salvaguardar la salud de los trabajadores de Correos y de los electores, ante «la situación extraordinaria» por el coronavirus. Sin embargo, no ha sido bien recibida en el gremio.

Los carteros, a través los sindicatos CIG y CGT, criticaron ayer el «enorme aumento en la carga de trabajo» que esta opción supondrá. En esta línea, desde la CIG alertan del «colapso que se puede generar en el servicio postal por la falta de personal suficiente». También hacen hincapié en la «falta de garantías para que el personal de Correos realice el proceso con toda la seguridad sanitaria y jurídica que requiere el ejercicio de este derecho». Según ellos, la empresa no dispone de «personal suficiente» y las previsiones de contratación, aseguran, «son las mismas que para unas elecciones normales». Los sindicatos vaticinan que la opción de votar desde casa será elegida por mucha gente para evitar aglomeraciones, y reclaman un aumento de la gratificación con la que Correos retribuye a su persoal en las campañas electorales ya que en este caso, asumen, «hay que sumar los factores del aumento del voto por correo y la peligrosidad del contagio al que están expuestos». Como prueba de esta implicación, los sindicatos recuerdan que el persoal de Correos es el segundo colectivo laboral del área pública con mayor número de contagios registrados.

Desde la CGT-Correos solapan las quejas y exponen sus dudas acerca de la «custodia posterior del voto una vez recogido por el personal de reparto». «Desde nuestro sindicato —insisten— entendemos que debería ser necesario habilitar mecanismos extraordinarios para esta custodia, entendemos que los carros o motocicletas de reparto habitual podrían no ser los más adecuados para este tipo de documentación tan sensible».

Atendiendo a la estipulado por la JEC, en el ámbito de la entrega de la documentación, que incluye el sobre y las papeletas, el empleado no tendrá que pedirle al solicitante que firme la entrega, sino que comprobará su identidad mediante la comprobación de su DNI o documento similar, anotando el número de documento. Una vez se produzca esa entrega, explican, «no hay inconveniente» en que el elector pueda entregar su opción de voto en el mismo momento de entrega de las papeletas. Desde la Junta Electoral afirman que el proceso se realizará «sin menoscabo del requisito del secreto a voto» y pudiendo entregar el voto más tarde físicamente si así lo considera. Además, el votante recibirá un justificante de que se ha depositado su voto.