España

PSOE y Podemos ocultan a sus bases avances en el esquema del Gobierno

PSOE y Podemos ocultan a sus bases avances en el esquema del Gobierno

El BNG supedita su aval a los «intereses» de Galicia y se desmarca de ERC

Los militantes de PSOE y Podemos tendrán que decidir este fin de semana si apoyar o no un Gobierno de coalición del que no se conoce todavía ni organigrama ni contenidos y que alumbran frágil por intentar revestir unos resultados electorales peores que los de abril. Sin embargo, diversas fuentes explican a ABC que el primer esquema del Gobierno ya está delimitado a falta de concretar algunos rasgos. No quieren que trasciendan los nombres hasta formar el Ejecutivo, explican, para evitar que se trastoquen las negociaciones con los grupos parlamentarios.

Las ejecutivas de ambos partidos aprobaron ayer las consultas, pero ninguna hará mención al rosario de partidos regionalistas y nacionalistas que necesitan para superar la investidura de Sánchez. «¿Apoyas el acuerdo alcanzado entre el PSOE y Unidas Podemos para formar un Gobierno progresista de coalición? Sí o no», será la dualidad que presenten.

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, pidió ayer «responsabilidad política y moral» para formar un Gobierno «progresista» y no dar «excusas» al PP y a Vox. Por su parte, Pablo Iglesias publicó en «The Guardian» un artículo describiendo ante el público internacional que «la experiencia de gobierno del PSOE y la valentía de Unidas Podemos» son «garantía frente al auge de la extrema derecha».

«Respetamos el liderazgo de Pedro Sánchez»

A falta de 21 escaños de la mayoría absoluta, PSOE y Unidas Podemos dibujan ante sus potenciales socios un escenario donde es «necesidad» su bicefalia. « El preacuerdo es bastante amplio y está basado en diez puntos fundamentales que compartimos ambas fuerzas», defendió ayer la portavoz de Podemos, Noelia Vera, ante las críticas por esa inconcreción.

Un texto que es precisamente la carta de presentación que el PSOE muestra en las reuniones con los grupos en busca de apoyos. En este sentido, fuentes de Podemos aseguran que no harán ni un gesto que incomode a los socialistas y que si interfieren será porque les han pedido ayuda. «Respetamos el liderazgo de Pedro Sánchez. No nos vamos a meter en el proceso», explicó Vera.

ERC, que advirtió la semana pasada de que está en el «no» a Sánchez, tiene intención de reunirse en los próximos días con JxCat, CUP, EH Bildu y BNG para lograr «unidad de acción» en la investidura. La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, se citó ayer por su parte con el diputado del BNG, Néstor Rego. «Hay voluntad de diálogo», dijo tras la reunión.

Aunque el Bloque supeditó su aval a los «intereses» de Galicia y se desmarcó de ERC. «Nuestra posición vamos a definirla en función de los intereses de Galicia», insistió. Además, expresó que dependerá de que se concrete lo que a su juicio es un preacuerdo «muy difuso», de obtener más presupuesto para Galicia y del «diálogo y respeto» del futuro Gobierno con su región. «No nos gustaría tener que votar en contra», explicó.

Iglesias atrasa el Consejo Ciudadano Estatal

El Consejo Ciudadano Estatal, máximo órgano entre asambleas, se celebrará después de la investidura. Un retraso que evita que los líderes regionales puedan posicionarse en contra de los términos en los que se configura el preacuerdo. Ayer la líder Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, manifestó su «profunda desconfianza» con el PSOE. «Gobernar es difícil, pero gobernar con el PSOE esperando que cumpla sus compromisos es más complicado», advirtió.