España

Polémico desalojo de una residencia de Vitoria para acoger a pacientes de Covid-19: «Merecemos respeto»

Polémico desalojo de una residencia de Vitoria para acoger a pacientes de Covid-19: «Merecemos respeto»

Familiares de los inquilinos denuncian que han dispuesto de apenas 24 horas para buscar una alternativa

Sigue en directo las últimas noticias del coronavirus

Todavía quedaban este viernes más de una decena de residentes «atrapados» en el centro IMQ Igurco Araba de Vitoria, el mismo que el Departamento de Salud autonómico ha ordenado desalojar para dar cabida a pacientes con coronavirus. Algunos seguían sin conocer cuál sería su destino: «Nos dejan tirados», apuntaba uno de los afectados, que subraya que apenas les avisaron con 24 horas de antelación de lo que iba a suceder.

El malestar de inquilinos y familiares se debe, precisamente, a las formas en las que se ha llevado a cabo el desalojo. «Un desastre», sentencia el hijo de uno de los residentes, que explica que quien le ha «solucionado la papeleta» es una psicóloga del centro. Fue ella la que le llamó la mañana del jueves: «Tienes que coger a tu padre y llevártelo», le dijo. El problema es que, en su caso, no tenía una opción B, de forma que tuvo que buscar una nueva residencia a contrarreloj. A algunos ancianos, la Diputación de Álava los trasladó a una residencia ubicada en Murguía, mientras que a otros se los llevaron al Hospital de Leza. Entre estos últimos había personas que reciben cuidados paliativos, pues la clínica IMQ Igurco Araba funciona también, en plantas superiores, como hospital para este tipo de enfermos.

«Nos merecemos más respeto, las personas mayores usuarias de la residencia y sus familiares», apuntaban en una nota otros afectados. En este sentido, denunciaron que la administración ha decidido vaciar «de repente y sin explicación alguna» una residencia de estas características: «Ni afecto, ni proximidad, ni toma en consideración de los que, a esta edad, les cuesta cualquier cambio», apuntan.

También se ha sumado a esta denuncia el PP vasco, que, a través de Amaya Fernández, su presidenta; y de la portavoz municipal en Vitoria, Leticia Comerón, recriminaron al Gobierno que desaloje residencias de mayores cuando ha rechazado la ayuda del Ejército para levantar un hospital de campaña en Álava.