España

Nuevo golpe para la industria con gran cosumo energético

Nuevo golpe para la industria con gran cosumo energético

Patronal y trabajadores preocupados por el recorte en la subasta de interrumpibilidad

La industria gran consumidora de energía en Galicia sigue sumida en la incertidumbre. Los trabajadores de Alcoa en San Cibrao, Aluiberia en Coruña o Ferroatlántica en Cee siguen esperando que el Gobierno central les presente el conjunto de medidas prometidas para abaratar la factura de la luz. Mientras el estatuto para los consumidores electrointensivos no se aprueba (el Ejecutivo lleva meses asegurando que no puede hacerlo en funciones) su única esperanza para capear el temporal era la subasta de interrumpibilidad. Pero estos pagos, lejos de incrementarse se recortan en 2020.

La preocupación por el futuro de un sector que emplea a unas 5.000 personas en Galicia es máxima tanto entre los trabajadores como en la patronal. Las condiciones de la subasta, publicadas este miércoles en el BOE, muestran una rebaja del 60% de los megavatios ofertados. Desde hace años el Gobierno compensa a este tipo de industria por estar dispuestas a parar la producción en caso de que la demanda energética de los hogares sea muy alta. A través de un comunicado, la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía (AEGE) subraya que en 2020, esta industria « ve como sus problemas no se resuelven sino que se acentúan por la inacción y las medidas que acaba de adoptar el Gobierno en funciones». La patronal recuerda que en España este tipo de industrias pagan el megavatio hora entre 20 y 25 euros más caro que sus competidores franceses y alemanes. La AEGE advierte que «otra reducción en la retribución del servicio (de interrumpibilidad) supondrá un enorme perjuicio y podría provocar el próximo año nuevas y serias tensiones en algunas plantas con los perniciosos efectos en sus comarcas». Por ello urgen al Gobierno central a aprobar el estatuto del consumidor electrointensivo y censuran que el Ejecutivo de Pedro Sánchez se escude en que está en funciones, cuando sí aprobó un real decreto el pasado 22 de noviembre que fijaba «una rentabilidad razonable de las instalaciones renovables con el fin de eliminar la incertidumbre regulatoria de sus proyectos».

Sindicatos

Los trabajadores también han sido muy críticos con las condiciones de la subasta. En la tarde del miércoles unas cinco mil personas recorrían las calles de Foz para exigir futuro para la planta de Alcoa en San Cibrao. El presidente del comité de empresa de la factoría, José Antonio Zan denunciaba que las condiciones de la última subasta de interrumpibilidad hacen «inviable» el futuro de la factoría. Este lunes, Zan advertía a través de un comunicado que siguen sin tener noticias de la reunión prometida por la ministra de Industria, Reyes Maroto, en la que desvelaría cuáles son las medidas concretas que recogerá el futuro estatuto de las electrointensivas. Maroto había visitado la planta el pasado 8 de octubre y había quedado de fijar la fecha esa misma semana.

También desde el comité de Ferroatlántica anunciaban nuevas protestas. «Vemos en serio riesgo la supervivencia de nuestras fábricas y la continuidad de los puestos de trabajo», alertaron en un comunicado.