España

Nuevas pintadas franquistas en el Blocao de Mirabueno del Cerro Socorro de Cuenca

Nuevas pintadas franquistas en el Blocao de Mirabueno del Cerro Socorro de Cuenca

«Esto es zona nacional», «Viva Franco» o «Una, grande y libre» pueden leerse en estas fortificaciones que cuentan con la categoría de Bien de Interés Cultural

El Blocao de Mirabueno, una de las posiciones del Conjunto de Fortificaciones del Cerro Socorro de Cuenca, ha vuelto a ser vandalizada y ha aparecido con pintadas franquistas, tal y como ya ocurrió en 2014.

Pintadas de graffiti azul con insignias como «Esto es zona nacional», «Viva Franco» o «Una, grande y libre» pueden leerse en estas fortificaciones de las afueras de Cuenca, que cuentan con la categoría de Bien de Interés Cultural.

En esta zona, durante la Guerra Civil Española se construyó un sistema de fortificaciones, la mayor de las cuales se terminó rellenando de tierra para emplearla como plataforma del monumento al Sagrado Corazón de Jesús en los años 50.

Durante la Guerra Civil Española, concretamente en 1936, se construyó un sistema de fortificaciones sobre la ermita que coronaba el Cerro Socorro, consistente en un sistema de blocao y reducto con parapetos de fusileras a intervalos de menos de dos metros.

La mayor de las fortificaciones de la cima del Cerro del Socorro se termina rellenando de tierra para emplearla como plataforma del monumento al Sagrado Corazón de Jesús, erigido en los años 50.

Todavía se conserva a un kilómetro un blocao al que apenas le falta el techo, y en la edificación aparecen inscripciones grabadas en las paredes por sus constructores, como «CNT» o «1936».

El Ayuntamiento Cuenca denunciará ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado las pintadas franquistas aparecidas en el Blocao de Mirabueno con el fin de determinar quién o quiénes han sido los responsables y estudiará fórmulas para devolverlo a sus estado original.

Así lo ha indicado en declaraciones a Europa Press el concejal de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento conquense, Miguel Ángel Valero, quien ha señalado que este hecho pone de manifiesto el «total desinterés» y la «falta de respeto» hacia el patrimonio histórico de la ciudad.