España

Ninguna de las siete asesinadas por violencia machista en 2020 había denunciado

Ninguna de las siete asesinadas por violencia machista en 2020 había denunciado

El último caso convierte este enero el segundo más trágico desde que hay registros

El asesinato de una mujer presuntamente a manos de su pareja en Sant Joan Despí, Barcelona, es el séptimo caso mortal de violencia machista en lo que va de año. Con este crimen se alcanza la cifra de enero del año pasado, el segundo peor dato en enero desde que hay registros, solo superado por los ocho de 2006 y 2008.

Ninguna de las víctimas había denunciado previamente a su agresor. Cinco de las siete asesinadas eran en el momento del crimen pareja de su presunto agresor, mientras que las otras dos eran expareja o estaban en fase de ruptura con él. La mayoría de las asesinadas (5 de un total de 6) convivían con su presunto asesino.

A falta de confirmar la edad de la víctima del caso de Sant Joan Despí, tres se las seis mujeres presuntamente asesinadas por su pareja o expareja tenían más de 60 años; una tenía entre 41 y 50 años; y las otras dos entre 21 y 30 años. Cuatro eran españolas, y dos extranjeras.

Respecto a los presuntos agresores, seis eran españoles y uno procedente de otro país, Rumanía. Tres de los seis presuntos maltratadores se suicidaron tras cometer el crimen, y otro lo intentó. El presunto asesino de Sant Joan Despí fue detenido en el Aeropuerto de El Prat cuando intentaba huir.

El último crimen de violencia de género ha tenido lugar en Cataluña, donde ya ha habido otros dos casos este año, todos en la provincia de Barcelona. Otros dos fueron en Castilla La-Mancha, uno en Galicia y otro en Andalucía.

Caso por caso

Este año, la primera mujer asesinada fue una joven separada de su presunto asesino quien fue detenido día de Reyes por matarla a ella y también a su hija de 3 años en Esplugues de Llobregat (Barcelona). El 12 de enero, la pareja de Olga Savenchuk, ucraniana de 61 años, acabó con su vida en Puertollano (Ciudad Real) y posteriormente se suicidó con la misma arma.

Judith S. M., de 29 años, fue asesinada por su expareja en Tarrassa (Barcelona), el 18 de enero. Él era mosso d'Esquadra y, después de matarla con su arma reglamentaria, se suicidó. El 22 de enero, el marido de la rumana Liliana Mateescu, de 43 años, la mató en La Puebla de Almoradiel (Toledo), ante sus dos hijos menores. Ese mismo día, María, de 73 años fue asesinada por su pareja, de 79 años, en Caniles (Granada).

Manuela Iglesias, de 79 años, fue asesinada por su marido en A Pastoriza (Lugo), por su marido, de 81 años. Tras cometer el crimen, el hombre se suicidó al tirarse por una ventana en la vivienda en la que ambos residían.