España

Muere un turista haciendo parapente en Tenerife

Muere un turista haciendo parapente en Tenerife

Es el segundo extranjero que pierde la vida en la isla practicando la misma actividad en apenas dos semanas

Un hombre, del que lo único que se ha podido saber es que se trata de un turista, falleció en el día de ayer lunes a consecuencia de un accidente cuando practicaba parapente en el municipio de Adeje, al sur de Tenerife. Según el 1-1-2, los hechos ocurrieron poco antes de las 13:11h, cuando el Centro Coordinador de Emergenias y Seguridad (CECOES) recibía una alerta en la que se informaba de la caída de un parapentista en una zona de difícil acceso.

De inmediato, el 1-1-2 activó los recursos de emergencias oportunos. Los rescatadores del helicóptero del GES se descolgaron de la aeronave hasta el lugar de los hechos, inmovilizaron al afectado y lo izaron al aparato. Tras comprobar que el individuo se encontraba en parada cardiorrespiratoria, le practicaron maniobras de reanimación durante su evacuación hasta el helipuerto de los Bomberos Voluntarios de Adeje. Una vez en tierra, el personal del Servicio de Urgencias Canario (SUC) constató que el parapentista, que presentaba politraumatismos, había fallecido.

Polémica sobre el vacío normativo

El de este lunes es ya el segundo turista que pierde la vida practicando parapente en Tenerife en las últimas dos semanas. Esto ha levantado una controversia sobre la ausencia de una normativa que, en la medida de lo posible, evite las causas que favorecen este tipo de accidentes, más aún cuando tienen un desenlace tan trágico como el de ayer.

Desde el Comité Técnico de Parapente de la Federación Canaria de Aeronáutica se confía en que una nueva normativa pueda ayudar a que no ocurran estos accidentes, porque, en palabras de su presidente Sergio Castañeda,“no todos los turistas están capacitados para volar en las Islas debido a su desconociemiento tanto de la zona como del régimen de vientos”.

Castañeda indicó también que otra medida debería ser que ouedan contar con unas “zonas de vuelo delimitadas” como ya ocurre en el municipio de Güímar. Respecto a esto el especialista comentó que llegaron a contar con el respaldo del Cabildo insular, pero luego se paró el apoyo y que ahora “tienen que retomar el asunto”.